La soberbia no siempre es una buena aliada, aunque muchos de los luchadores hagan uso de ella para tratar de intimidar a sus rivales y obtener ventaja a la hora del combate.

Pero a Jason Salomon, peleador de la Super Fighter League, una liga de artes marciales mixtas (MMA) en la India, todo le salió mal tras tener un comportamiento arrogante en la última pelea que disputó, donde se vio la cara ante Amitesh Chaubey.

Durante su presentación, Salomon hizo todo un “show” antes de entrar a la jaula, hizo ejercicios antes de ingresar y ya dentro, miró de manera despectiva a su rival que estaba orando en un rincón.

Pero el gusto le duró muy poco a Salomon, pues una vez iniciado el combate, Chaubey sólo necesitó de un golpe para derribarlo y 9 segundos para noquearlo. 

Vean aquí el precio que pagó Salomon por su soberbia: