Aunque los samurai fueron una clase guerrera que brilló en Japón durante el siglo XVI, en este país oriental muchos jóvenes continúan practicando las artes marciales de estos militares.

Prueba de ello la dio este estudiante del arte de la “katana” (el sable tradicional que utilizaban los samurai), quien fue grabado en un programa de televisión mostrando su habilidad con el arma.

Usando una máquina, al estudiante le fueron lanzadas varias pelotas de tenis que iban a más de 160 kilómetros por hora (99.41 millas por hora). Primero dejó pasar dos de ellas para calcular velocidad y dirección, pero la tercera fue partida en dos por su sable.

Aquí el momento de la hazaña: