Ocurrió en la provincia de San Juan, donde un joven de menos de 16 años fue recibido a latigazos por sus compañeros.