A sus 32 años, Wilkin Castillo mantiene la calidad para ser un receptor importante en la Liga Dominicana, pero también puede ejercer un papel vital como una especie de “asesor” del clubhouse para el talento joven.

Así lo dejó saber el capitán de los Leones del Escogido. “Tenemos muchos muchachos nuevos y me mantengo diciéndole cómo son las cosas aquí”, explicó el veterano que jugó este verano en Doble A y Triple A de los Azulejos de Toronto. 

“Esta es una liga complicada que puede frustrar a un novato, siempre trato de que estos jóvenes se mantengan positivos y eso ayuda a que el equipo se mantenga unido”, dijo. Y esa unión, Castillo la relaciona con los éxitos de los Leones en el pasado reciente. “Aparte de talento, siempre estamos unidos y encomendados a Dios y ello ha tenido mucho que ver con los títulos que hemos conseguido, especialmente el de la pasada temporada”.

Para Wilkin “ganar es bueno hasta de relajo”, y por ello “la meta es ser campeones otra vez”.
En lo individual, Castillo definió su verano como bueno.

“Sí. Fue un buen verano, aunque no estaba jugando mucho, pero lo bueno es que estaba en roster y que sigo en este negocio”, opinó. En 51 partidos, Castillo bateó .229 en los citados niveles.