Ya sin el yeso que llevaba durante dos meses, Yadier Molina ha empezado el proceso de recuperar la fuerza en el pulgar izquierdo. Ahora falta ver si el receptor boricua de los Cardenales estará listo para el Día Inaugural en Pittsburgh.

"Eso es lo que quiero", dijo Molina al ponderar esa posibilidad. "Es mi meta, obviamente. Tendremos que esperar a ver, pero voy a poner de mi parte para tratar de estar en el lineup en el Día Inaugural".

La recuperación tardía de Molina es el resultado de una segunda cirugía a la que el veterano se sometió en diciembre, dos meses después de la primera para repararle un ligamento roto. Dicha lesión ocurrió el 20 de septiembre, dolencia que en un principio no sanó de manera indicada.

Molina llevó el yeso durante más tiempo que luego de la primera operación y ahora tendrá una tablilla en la mano izquierda hasta finales de febrero.

"Se siente un poco débil ahora", dijo Molina. "Aún trabajo en fortalecerlo. Me siento bien del cuerpo. Sólo trato de concentrarme en la mano".