La nominación es un premio. Participar tiene aspecto de triunfo cuando una atleta va a sus terceros Juegos Olímpicos. Será el logro que Yuderquis Contreras (San Pedro de Macorís, 1986) anexará a su curriculum, el de atleta femenina más laureada en la historia del país.

Su elección para presentarse en Río 2016 coronó una campaña de sacrificio que incluyó su ascenso de la categoría de los 53 kilogramos a los 58.

“Para mí, ir a unos tercero Juegos Olímpicos es como sentirme ya ganadora, pues no son todos los atletas los que logran eso”, proclamó la ganadora de dos medallas mundiales. De paso, el ciclo incluyó una seria lesión que ameritó una operación de cadera entre los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014 y los Panamericanos de Toronto 2015.

“Me siento dichosa afortunada y amada por Dios porque sé que él me tiene guardado algo grande con tan solo permitirme volver a las olimpiadas, a pesar  de todas las adversidades que enfrenté”, expresó Contreras, quien ha ganado seis oros en Juegos Centroamericanos y del Caribe.

La semana pasada, Contreras y su compañera Beatriz Pirón fueron escogidas para representar la halterofilia dominicana en Río de Janeiro, junto a Luis García. Su espíritu luchador mantiene a Yuderqui en la plataforma.

“Sigo de pie como una buena guerrera y con ese escudo protector que es Dios”, manifestó la medallista de plata de los Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003 y de oro en las versiones de Río de Janeiro 2007 y Guadalajara 2011. En el ciclo menos productivo de su carrera, Yuderquis no ganó medallas en Veracruz ni Toronto y fue novena en el Campeonato Mundial de Houston 2015, su primera competición en los 58 kilos.

“Espero hacer buen trabajo, aumentar mis marcas, y no defraudar a mi país ni a mi pueblo, San Pedro Macorís”, concluyó.

Los pesistas criollos se preparan en una concentración realizada en Bonao.