A 142 días de la inauguración de los Juegos Olímpicos, Yuderquis Contreras llena de optimismo a su entrenador Héctor Domínguez, quien proyecta una exitosa presentación en los Juegos Olímpicos para la ganadora de dos medallas mundiales.

La dueña de dos medallas doradas en Juegos Panamericanos también se mostró satisfecha con lo logrado hasta el momento en el proceso de subir de la categoría de 53 kilogramos a la de 58. Hasta en su asistencia a la universidad ha tenido que ceder ante el reto de buscar una presea en el único evento importante que no ha logrado subir al podio.

“Este cuatrimestre me ha ido mal. Las prácticas están muy intensas, son muchas repeticiones. Termino que no puedo apretar la mano, pienso en los tapones y llamo al profesor para no ir. Retiré dos materias y me quedé con dos  para ir más suave. Tengo que tirar todo a ver qué sucede”, relató Contreras, quien llegó en el cuarto lugar en Pekín 2008.

La falta de la presea olímpica trabaja en la mente de la ganadora de seis doradas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

“A veces me quedo pensando y me digo que he estado a punto de ganarla. Es como que me la ponen en el cuello y luego  me dicen: ‘eso no es tuyo’. No me atrevo a vaticinar porque es un peso nuevo y necesito mucha preparación”. Domínguez agregó que le gusta lo que Yuderquis está enseñando. “Es notable el avance y está trabajando con todo para acostumbrarse al nuevo peso”, expuso.  

Contreras comenzó el proceso con un noveno lugar en el Mundial de Halterofilia 2015, celebrado en Houston el pasado mes de noviembre. Ahora se deja la piel en los entrenamientos para alcanzar marcas competitivas. “Yo sufro de robarme algunas series en los entrenamientos pero ahora las estoy haciendo todas. Porque necesito las repeticiones para asimilar el peso y aumentar la masa corporal”.  

El país tiene dos plazas aseguradas en femenino y se espera que Yuderquis ocupe una de ellas.