El presidente de la Asociación Dominicana de Contratistas de Obras Estatales (Adocoe), Miguel Liberato, propuso hoy combatir los actos de corrupción en el área de las construcciones públicas a través de un organismo de control que no dependan de las instituciones contratantes.

Además de esta propuesta, Liberato informó de que los contratistas favorecen el cambio de nombre de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) por el de Oficina Ejecutora de Proyectos Urgentes (OEPU), como una dependencia de la Presidencia de la República.

También plantean crear "una institución que se dedique exclusivamente a coordinar, supervisar y fiscalizar la inversión pública en proyectos de infraestructura nacional", informó la Asociación en un comunicado.

Liberato justifica el cambio de nombre en el hecho de que, "en todos los gobiernos, diversas comunidades requieren obras que se deben construir de urgencia y la Presidencia siempre dispone de recursos que se pueden utilizar para satisfacer esas demandas de obras que no son contempladas en los planes programados".

La idea de los contratistas es que el organismo contralor de las obras públicas tenga carácter autónomo y se cree mediante una ley que disponga que su operación sea financiada con los fondos de los gastos indirectos de supervisión e inspección previstos en el presupuesto de cada obra.

Liberato cree que el presidente, Danilo Medina, daría un importante paso en el camino de la transparencia en el cuido de los fondos público si procede a la creación de un organismo contralor en el área de la construcción.

Dentro de la estructura del organismo propuesto se contemplaría la creación de una Comisión Nacional de Recepción de Obras, con lo cual se pondría fin a las inauguraciones de obras inconclusas y que presenten fallas visibles.