Tras cinco años de negociación, esta semana se selló en Atlanta el Pacto Trans-Pacífico (TPP), el mayor acuerdo comercial de la historia, y RD no está en él.

En vista de que el lunes pasado se firmara en Atlanta el convenio Trans-Pacífico (TPP por sus siglas en inglés), que reduciría aranceles y otorgaría beneficios entre Estados Unidos y otros 11 países, dos especialistas coinciden en que, de ratificarse dicha alianza,  afectaría el comercio exterior dominicano. Concuerdan también en que existen medidas que podrían hacer que el impacto sea menor.

Según el economista Pavel Isa, la eventual participación de países en desarrollo en un acuerdo de esta naturaleza, en particular el caso de Vietnam y Malasia, puede resultar en una erosión de las preferencias fiscales que tiene la República Dominicana en el mercado de Estados Unidos.

“Es decir, la diferencia en el tratamiento que tiene nuestro país ahora, con respecto al que podrían tener ellos, podría reducirse, y al disminuir, puede que ellos tengan ciertas ventajas, lo que implica que la República Dominicana enfrentará una competencia más intensa en el mercado de EE.UU.”, expuso Isa.

Y esta competición, explica Pavel,  podría afectar productos que se elaboran en el país, específicamente en la rama de la medicina, la electricidad y la electrónica.

“Desde sus zonas francas la República exporta una gran variedad de bajantes de suero, catéteres, vestimenta desechable para médicos y otros utensilios del campo eléctrico que aportan al país más de 800 millones de dólares, que podrían ser afectados por el comercio que experimentaría Vietnam con los nuevos beneficios”, sostuvo el especialista.

Aunque se vaticina que el TPP será un hecho, este aun debe ser ratificado por los legisladores de las naciones que lo componen, que son: Japón,  Australia, Nueva Zelanda, Malasia, Brunei, Singapur, Vietnam, Canadá, y de Latinoamérica, México, Perú y Chile.

Por su parte, el abogado Hugo Rivera puntualizó que esta alianza podría perjudicar las preferencias que se le dieron a Dominicana bajo la firma del DR-CAFTA, y que puede ocasionar un desvío del comercio en favor especialmente de países asiáticos en algunas áreas muy específicas como es el caso de los textiles, instrumentos médicos, electrodomésticos y demás.

RD debe elevar la calidad 

“Al quitar los impuestos a países donde se producen las mismas mercancías que nosotros, jugará un papel importante la competitividad dentro del mercado, junto a la calidad de lo que se produce, y ese es el gran reto del país, porque el régimen fiscal que operan las empresas dominicanas no es competitivo, y el Estado lo que ha hecho es cambiar a una bonanza fiscal, reduciendo la competitividad entre empresas, con el agravante de que tras 10 años de firmado el DR-Cafta, ahora es que estamos hablado de un banco de promoción de la exportación, y no se han adecuado nuestras mercancías al mercado global”, enfatizó Rivera.

Según los expertos, la cercanía geográfica de República Dominicana a Estados Unidos es un punto a favor que tiene el país, ya que el costo de transporte y el tiempo de llegada del producto son elementos decisivos a la hora de exportar, pero esa esa es una ventaja que se debe combinar con la calidad de lo producido y la competitividad, a fin de mantenerse en un mercado que cada día demanda más eficacia e innovación.

“El temor aquí, es que el país entre en pánico y quiera igualar las condiciones de acceso de esos países que recibirán un beneficio arancelario” señaló Pavel Isa, “No creo que la primera opción sea buscar nuevos acuerdos comerciales; entiendo que lo que hay aquí es un tema de competitividad, y de productividad, no de acceso al mercado. Apuesto a que se debe mejorar la calidad de los productos brindados, para mantener a los compradores que ya tenemos. La clave es hacer mejores productos”.

Baches del DR-CAFTA
Según el economista Hugo Rivera, el TPP puede ser una amenaza a largo plazo, pero han quedado agujeros en el DR-CAFTA aque hay que llenar.

“Estamos exportando menos a los EE.UU. que antes de la firma del DR-CAFTA y no puede ser, lo cual se debe a los regímenes fiscales y la falta de un plan de implementación de los acuerdos de libre comercio con los sectores privados. Si el país no mejora el escenario y transforma los sectores productivos, no podrá competir en el mercado global”.

“La amenaza real que tenemos es el fin del calendario de degradación del DR-CAFTA (...) Para los próximos años quedan unos tributos muy sensibles como los productos básicos, como arroz, la leche, etc., y todos los productos que se producen en el país”, se lamentó el especialista en derecho comercial.