La calificadora de riesgos Fitch Ratings asegura en su último Informe sobre Finanzas Corporativas que la Central Termoeléctrica Punta Catalina aportará “una elevada capacidad adicional de energía al sistema eléctrico de República Dominicana, hasta el punto de aumentar el nivel de reserva hasta el 30 % en 2018”.
 

Fitch señala que “Punta Catalina sustituirá la capacidad de generación existente, la cual es considerada como muy costosa al ser producida por combustibles líquidos, o bien, como insuficiente por exhibir tasas altas de calor y disponibilidad baja”. En este sentido, la calificadora explica que el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI) reportó que la capacidad instalada en República Dominicana alcanzó 3,555 MW en diciembre de 2015 y declaró solamente 2,100 MW disponibles para ser despachados.

Considera que este margen bajo de reserva, equivalente al 6 % de la demanda pico promedio, “es una señal de la necesidad de expansión de la matriz de generación”. Estima, por tanto, que la capacidad adicional de Punta Catalina contribuirá a incrementar el margen de reserva a un nivel cercano al 30 % en 2018, al tiempo que “ayudará a mantener bajos los costos marginales de la producción de energía en 2018 y 2019”.

Los analistas de Fitch opinan que Punta Catalina es clave para la estrategia del Gobierno de expandir y diversificar la matriz de generación, disminuyendo el uso de combustibles líquidos, los cuales son más costosos y exhiben mayor volatilidad en precios.

“El proyecto contribuye a la reducción de los costos marginales de la energía en el largo plazo. Se espera que una porción creciente de la demanda de energía del país sea atendida a través de generación de carbón, un combustible más barato que el fuel oil 2 y el 6, los cuales producen actualmente más del 40 % de la energía ofertada en República Dominicana”, agregan.