El gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu, dijo que "se ha venido creando una especie de burbuja especulativa en el mercado cambiario producto", pero aseguró que el banco emisor dispone de suficientes reservas para atender "cualquier necesidad de liquidez en dólares de la economía".

El funcionario, quien precisó que las reservas internacionales ascendían a 5,286 millones de dólares, las brutas, y a 5,262 millones de dólares las reservas, las netas, atribuyó la situación, entre otras razones, a la volatilidad de los mercados internacionales en torno a los efectos de la salid del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

La situación "ha incidido en otro factor de peso, que ha sido que algunas empresas multinacionales que acostumbran a hacer compras de divisas para fines de repatriación de dividendos de manera gradual o paulatina, han salido al mercado a gestionar sus compras de divisas de una manera un poco más acelerada de lo usual", subrayó.

"Habidas cuentas de que, todo esto ha coincidido con el feriado del 4 de julio (en EE.UU) al iniciar esta semana, razón por la cual cerraron sus operaciones los bancos corresponsales en los Estados Unidos utilizados por el mercado local para la liquidación de un gran volumen de operaciones de dólares estadounidenses", agregó.

Preguntado sobre cuál sería la reacción del Banco Central en este escenario, explicó que ya el órgano rector había estado tomando cartas en el asunto, desde el pasado viernes 1 de julio, desplegando una estrategia de intervenciones a través de las instituciones del sistema financiero, bajo la cual ya se han colocado alrededor de 100 millones, lo que ha permitido ir normalizando el flujo de divisas hacia los distintos agentes de la economía.

En adición, informó de que hoy "están entrando a nuestro país los 500 millones de dólares que el Gobierno dominicano colocó de manera exitosa en los mercados internacionales el pasado 29 de junio de 2016, lo que en efecto debe reflejarse en una continua normalización del flujo de divisas en el país, contribuyendo, además, a disminuir posibles presiones sobre el precio de las divisas.

Valdez Albizu destacó el país tiene en lo que va de año una tasa de depreciación de apenas 1.0 %, la tercera más baja de Latinoamérica, y una depreciación interanual, es decir, de julio 2015 a julio 2016, de tan sólo 2.2 %, muy por debajo de otras economías emergentes como Argentina, México, Chile, Brasil, India y China.

Por último, advirtió a los agentes "que quieren apostar a la inestabilidad del mercado cambiario" que podrían perder su dinero, ya que, aseguró e Banco Central "dispone de suficientes reservas internacionales para atender cualquier necesidad de liquidez en dólares de la economía, si fuere necesario, así como para hacer frente a cualquier movimiento no deseado de la tasa de cambio".