El ministro de Energía y Minas, Antonio Isa Conde, visitó la construcción de San Pedro Bioenergy, la primera central de cogeneración con biomasa, que se inaugurará próximamente con capacidad para producir 30 megavatios.

En esta central se han invertido unos 90 millones de dólares; funcionará según la entidad con los bagazos del ingenio Cristóbal Colón, pero también con biomasa de leucaena –muy resistente a temporadas de sequía–, acacia y eucalipto cuando no haya zafra.

Mediante una nota, el Ministerio de Energía y Minas del país informó que si la molienda del ingenio Colón que se estima ahora por las 1,250 toneladas sigue incrementándose, en 2017 se iniciarán los procesos para la segunda etapa, que tendría una capacidad instalada de entre 30 y 40 megavatios.

“La proyección es utilizar aproximadamente un 75 % de biomasa al año. La energía generada suplirá toda la demanda del ingenio en los seis meses de zafra y cuando ésta termine podrá inyectar al Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI)”.

 Además de cumplir con las regulaciones locales, los ejecutivos de Putney –administradores de las inversiones en industria del Grupo INICIA– afirman que la central estará bajo los estándares ambientales de la Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial, que establecen como tope de emisiones 50 partículas por millón (en el país el tope es 108), y para lograrlo han instalado cuatro electrofiltros cuando lo usual en biomasa es sólo uno y dos en carbón.