El vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, Rubén Jiménez Bichara, anunció la llegada al país del domo de vapor de la unidad número uno de la Central Termoeléctrica Punta Catalina, con lo que se inicia una nueva etapa en su proceso de construcción.

Este domo, que se encuentra ya en Punta Catalina, es una pieza clave, ya que es el primer equipo funcional que se instala tras completar el edificio de caldera, de 72 metros de altura, y a partir del cual se inicia el montaje de los tubos y las tuberías de alta presión de la caldera.

Jiménez Bichara destacó la importancia de la llegada de esta primera gran pieza, fundamental en la construcción de las unidades generadoras que aportarán 720 megavatios al sistema, y cuyo cronograma se ejecuta tal y como está previsto, sin retrasos ni grandes contratiempos.

El domo fue desembarcado en el puerto de Haina ayer lunes 7 de diciembre y llegó a Punta Catalina hoy martes 8, tras un lento recorrido debido a la gran envergadura de este equipo, de 18.3 metros de largo; 3.1 metros de ancho; 3.2 metros de alto, y un peso de 201 toneladas.

Esta pieza se encarga de colectar todo el calor que produce la caldera, controlar el nivel de humedad, permitir su paso hacia los sobre-calentadores desde donde el vapor llega a los turbogeneradores para la transformación de la energía en electricidad hasta la entrega para su distribución.

Además, el vicepresidente destacó el gran significado que tiene este nuevo paso en la construcción de la central porque supone que ya se completaron los procesos de preparación de suelo, obras civiles, estructuras metálicas y se inicia el montaje del equipamiento de lo que es la caldera como tal y su equipo principal.

El cumplimiento del cronograma de construcción de la central Punta Catalina permite afirmar que, como se había previsto, los dominicanos podrán contar en menos de dos años con 720 megavatios adicionales en el Sistema Eléctrico Nacional Interconectado, que darán estabilidad al SENI y aumentará considerablemente el suministro a todos los dominicanos.

El domo que da paso a la nueva fase de construcción fue fabricado por empresa norteamericana Babcock Wilcox, fundada en 1867 y que en 1881 fabricó la primera caldera de vapor, que había sido previamente patentada por la propia compañía en 1856.