La industria del cigarrillo dijo hoy que más de 40 marcas de cigarrillos de contrabando tienen presencia en 6 de cada 10 colmados de todo el territorio dominicano de manera irregular y el mismo ha provocado pérdidas en los aportes fiscales de hasta 1,500 millones de pesos por año desde 2012.

Así lo reveló hoy en un comunicado la Asociación Dominicana de la Industria del Cigarrillo que se unió hoy al reclamo de voluntad política para enfrentar la "problemática económica que golpea el sector".

En este sentido, expresó su respaldo a la lucha contra la informalidad comercial, considerada como uno de los principales retos a nivel económico al que se enfrenta el gobierno dominicano.

La entidad sostiene además que para contrarrestar el crecimiento de la problemática es imprescindible contar con voluntad política.

Asocigar reflexionó sobre la evasión de impuestos, que es, dijo, en gran medida, parte responsable del actual déficit fiscal que atraviesa el Estado.

Solamente dentro de la propia industria del cigarrillo -destaca la organización- el contrabando ha provocado pérdidas en los aportes fiscales de hasta 1,500 millones de pesos por año desde 2012.

De acuerdo con la asociación, esta caída en las contribuciones es el resultado del crecimiento de la actividad comercial informal e ilegal en el sector, la cual actualmente genera cerca de 300 millones de unidades de cigarrillos al año, lo que en términos reales corresponde al 22 por ciento del total del volumen de la industria.

Así mismo, la entidad advierte sobre el incentivo a la criminalidad que viene con el comercio informal, ya que el contrabando es una expresión más del crimen organizado que afecta la seguridad nacional.

"Ahora que el país vive una situación difícil con respecto a la seguridad ciudadana, debemos prestar mucha atención a este tipo de actividades de comercio ilegal, las cuales tienen un vínculo directo con bandas criminales que operan en toda la región y en nuestras comunidades", indicó Marcos Bisonó, vicepresidente Ejecutivo de Asocigar.

En adición, el no cumplimiento de las disposiciones regulatorias de la Ley de Salud 48-00 es un indicativo de las más de 40 marcas de cigarrillos de contrabando que tienen presencia en 6 de cada 10 colmados de todo el territorio dominicano de manera irregular.

Asocigar coincide con los organismos que cuestionan un proyecto de Pacto Fiscal, cuando la prioridad debe ser regularizar a los miles de comerciantes informales que aún no son fiscalizados. Hacer lo contrario sería provocar que actores importantes de toda la cadena de comercialización salgan de la competencia.

"Se ha demostrado en otros países como México y Canadá, que para hacer frente a la ilegalidad se han tenido que congelar o reducir los impuestos y dotar de mayores recursos a los organismos encargados de luchar contra el comercio informal e ilegal", explica Bisonó.

La Asociación Dominicana de la Industria del Cigarrillo es la organización encargada de velar por los intereses del sector en República Dominicana.