La economía de la República Dominicana creció 6.9 % entre enero y septiembre de este año, mientras la inflación fue de 0.35 %, informó el gobernador del Banco Central (BC), Héctor Valdez Albizu.

En un discurso por el 69 aniversario de la creación del BC, el funcionario indicó que los pronósticos apuntan a que la economía dominicana terminaría con un crecimiento real cercano al 6.5 %, una inflación inferior al 2 % y un déficit en cuenta corriente de alrededor de 1.7 % del producto interno bruto (PIB)

Valdez Albizu atribuyó el comportamiento de la economía en lo que va de año al crecimiento experimentado por sectores como minería, que entre enero y septiembre aumentó 22.3 %, construcción (12.2 %), agropecuaria (10.6 %), intermediación financiera (10.4 %), salud (8.2 %) y comercio (6.7 %).

También citó enseñanza (6.3 %), hoteles, bares y restaurantes (5.9 %), transporte (5.3 %) y manufactura local (5.3 %).

Valdez Albizu destacó que la economía dominicana sigue creciendo a pesar de "un panorama económico internacional cambiante, complejo, volátil e incierto".

Asimismo, ponderó el crecimiento de 10.0 % en los ingresos por turismo, que alcanzaron 5,084.1 millones de dólares; las exportaciones de bienes por un monto de 7,291.3 millones de dólares, así como el aumento de 4.7 % que experimentaron las remesas familiares, situándose en 3,908.5 millones de dólares.

Sobre la inversión extranjera directa, el funcionario informó de que el país recibió flujos ascendentes a 1,802 millones de dólares entre enero y septiembre, destinados principalmente a comercio, turismo y bienes raíces.

"Como he manifestado públicamente, nuestra economía está generando dólares suficientes para satisfacer la demanda de los distintos sectores productivos del país", reiteró el gobernador, quien explicó que en los primeros nueve meses del año ingresaron 18,000 millones de dólares a la economía, y se estima que para el cierre de año superarían los 24,000 millones de dólares.

Asimismo, dijo que al 17 de octubre de este año el mercado cambiario local exhibe niveles de depreciación acumulada en el año de tan solo 1.9 % y de 2.4 % la interanual, muy por debajo de Argentina, México, Perú, Nicaragua, Honduras, entre otros, con depreciaciones entre 3.5 % y 37.6 %.