El gobernador del Banco Central (BC), Héctor Valdez Albizu, anunció la decisión de esta institución de colocar gradualmente en el mercado de divisas entre 100 y 200 millones de dólares para satisfacer los requerimientos de dólares de los agentes económicos.

Esto, señaló, como manera de contribuir con el comportamiento normal de las actividades productivas del país.

La decisión fue anunciada en una reunión que mantuvo Valdez Albizu con los tesoreros de las entidades financieras.

"No vamos a permitir que se genere incertidumbre respecto al flujo de divisas hacia los sectores productivos, ni tampoco que se creen expectativas no deseadas sobre el nivel relativo del tipo de cambio, mucho menos en momentos en que el Banco Central cuenta con Reservas Internacionales suficientes para enfrentar cualquier eventualidad", dijo el funcionario.

No obstante, aseguró, que "no existen razones ni monetarias ni fiscales que pudiesen influir en un comportamiento inadecuado del mercado de divisas".

Asimismo, destacó la fortaleza de las reservas internacionales del BC, las cuales alcanzaron su máximo histórico al cierre del 2015, con 3.7 meses de importaciones, lo que, según señaló, ha sido reconocido por organismos internacionales y agencias evaluadoras de riesgos.

Al día 28 de marzo, las reservas internacionales alcanzaron 5,171.2 millones de dólares, las reservas brutas, y 5,122.2 millones de dólares, las reservas netas.

De acuerdo con el BC, en la reunión de hoy, "se pudo precisar que en las últimas dos semanas, y en particular durante el feriado de Semana Santa, se registró coyunturalmente una demanda de divisas mayor a la oferta, asociada a las necesidades de algunas empresas de tamaño importante que habitualmente requieren dólares para reposición de inventarios, pagos de compromisos externos y repatriación de utilidades".

En el encuentro se señaló que se espera que esta situación se normalice en los próximos días, dado que se mantiene el flujo normal de dólares a la economía provenientes de los principales sectores generadores, como son turismo, zonas francas, minería, remesas y el flujo de inversión extranjera directa.

Por último, el gobernador del BC subrayó el compromiso "firme" de las autoridades monetarias con el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, caracterizada por altos niveles de crecimiento con baja inflación y estabilidad relativa del tipo de cambio.