Haití dio hoy por superada la restricción que impuso el año pasado a 23 productos dominicanos vía terrestre, aunque aclaró que este comercio será posible siempre que se cumpla con los requisitos aduaneros y que los mismos sean enviados por las vías reglamentarias.

La información la ofreció el canciller haitiano, Pierrot Delienne, tras reunirse con su homólogo, Miguel Vargas, en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores local.

El funcionario haitiano destacó que se ha reunido con Vargas tres veces desde su designación como canciller dominicano el pasado 16 de agosto, y que el diálogo y la cooperación entre ambos y sus respectivos países "es muy formal e inteligente".

Delienne enfatizó en que las dos naciones, que conforman la isla La Española, trabajan para facilitar los negocios y el tema migratorio.

De su lado, Vargas resaltó que las tres reuniones bilaterales con su homólogo haitiano "han servido para reiterar las soluciones a los conflictos, sobre todo, en lo relativo a lo comercial".

"No hay ningún tipo de traba ni de República Dominicana hacia Haití ni de Haití hacia República Dominicana, estableciendo los procedimientos correspondientes", aseguró.

Los cancilleres hablaron a la prensa después de dar a conocer un acuerdo en el que ratificaron su decisión de convocar, para el próximo 19 de octubre, la Comisión Mixta Binacional para retomar los temas pendientes de la última sesión, realizada el pasado 30 de agosto en Puerto Príncipe.

En un comunicado entregado posteriormente, Vargas y Delienne señalaron que las autoridades dominicanas y haitianas reconocen la importancia de seguir impulsando el proceso de regulación de inmigrantes.

En ese sentido, el gobierno haitiano se comprometió a entregar 112.000 pasaportes a sus nacionales radicados en territorio dominicano.

Agrega que, respecto a las repatriaciones de nacionales haitianos irregulares, "la República Dominicana sigue apegada a los principios y valores fundamentales en los derechos humanos, el derecho de los migrantes y los cánones del derecho internacional".

Respecto a las relaciones comerciales, ambas partes consideraron que no deben interrumpirse, al tiempo de manifestar la decisión de acelerar los trabajos de manera conjunta "para avanzar en la formalización del intercambio comercial, hasta que se logre un estatus equitativo, de facilitación mutua, que beneficie a los dos pueblos en la medida de las posibilidades de cada cual".

Por último, Vargas y Delienne calificaron de "gran trascendencia" las elecciones generales que se celebrarán el próximo 9 de octubre en Haití y dijeron esperar que la misma se desarrollen "en un ambiente de paz y de amplia participación".