El ministro de Agricultura, Ángel Estévez, dejó implementada en Azua la veda para hospederos de la mosca blanca que afecta los cultivos de vegetales y frutas, con la finalidad de romper el ciclo de la plaga y garantizar que el virus esté totalmente ausente cuando se reabra el período de siembra y se protejan las plantaciones.

Al hacer el anuncio de la prohibición de cultivos hospederos, que llegará hasta finales de septiembre, el funcionario indicó que la entidad hará todo para que las disposiciones de la resolución se cumplan y exhortó a los productores a trabajar de manera conjunta con el sector oficial.

Estévez dijo que la eliminación de los hospederos de la mosca permite mejorar la calidad de los productos, a la vez que otorga mayor productividad a los productores de frutos y vegetales.

La veda impuesta por recomendaciones del Departamento de Sanidad Vegetal de la entidad va dirigida a aquellos productos que sirven de hospederos a la mosca blanca, como son tomates, berenjenas, ajíes, tabaco, molondrones, algodón, habichuelas, melón, sandía, pepino, auyama, cundeamor, musú, calabaza, calabacines, entre otros, y se inicia el 1 de julio para terminar el 30 de septiembre.

El ministro pidió a los productores mejorar y tecnificar sus cosechas para evitar la propagación de plagas e insectos que afectan los cultivos, utilizando las buenas prácticas agrícolas y el buen manejo post cosecha, lo que permite a los productos sobretodo de exportación evitar que sean rechazados en mercados internacionales.