El presidente de la Sociedad de Empresa de Combustibles y Derivados (SEC), Demetrio Almonte, estimó en unos RD$10 mil millones anuales los ingresos que dejan de captar el sector y el Estado debido a las exoneraciones de impuestos “mal canalizadas”, y el comercio irregular de combustibles subsidiados, y otras prácticas.

La SEC dijo que esa entidad respalda y quiere contribuir con las medidas adoptadas por Industria y Comerio, orientadas a regular el mercado, como el desmonte de las exenciones al transporte y de depósitos o tanques de acopio operados al margen de las normas y estándares de seguridad.

Almonte explicó que cerca del 10 % de ingresos fiscales provienen del sector combustibles. “Por tanto, el Gobierno tiene que garantizar con todos los actores la sostenibilidad del mercado”, sostuvo el ejecutivo de la compañía distribuidora Total.

Según representantes del sector mayorista de combustibles líquidos existe la necesidad de enfrentar de manera firme y sostenida las múltiples “distorsiones” que perturban ese mercado en el país, tanto en la parte impositiva como en la comercialización y venta.

Almonte señaló que al sector le preocupa que no se disponga de la infraestructura, los recursos logísticos y el personal necesarios para poder fiscalizar y garantizar el cumplimiento de estas medidas, por parte de instituciones como los Ministerios de Industria y Comercio (MIC), Medioambiente y Pro Consumidor.