El mercado binacional que se celebra desde 1993 los lunes y viernes en la provincia de Dajabón, fracasó hoy nuevamente, debido a protestas que mantienen comerciantes y transportistas.

Las protestas son en rechazo de la medida adoptada el pasado 15 de septiembre por el ministerio haitiano de Economía, y aplicada desde el 1 de octubre, según la cual Haití prohíbe la importación de 23 productos dominicanos por vía terrestre.

La situación hoy sigue tensa en la frontera domínico-haitiana, donde comerciantes y conductores de camiones dominicanos que suelen transportan mercancías hacia Haití, no permiten la entrada de personas procedentes de Haití, ni de productos.

Muchos haitianos que disponen de documentos, se quejaron precisamente porque civiles dominicanos les han prohibido su entrada.

También están apresando y entregando a las autoridades a haitianos que burlan la vigilancia en la frontera e ingresan de manera clandestina a la República Dominicana.

En la orilla del río Masacre que separa a República Dominicana de Haití por el norte-noroeste, varias personas vigilan para evitar que haitianos lleven a su país productos de contrabando.

Lo mismo han hecho, haitianos que portando palos, armas blancas y de fuego decomisan artículos que intentaron ingresar algunos haitianos.

El presidente de la Federación de Comerciantes del Mercado Bilateral, Freddy Morillo, declaró que la protesta se mantendrá hasta que las autoridades haitianas dejen sin efecto la medida.

Subrayó que los más afectados son los haitianos pobres y que en las localidades fronterizas de Haití, hay grave desabastecimiento, principalmente de productos de alto consumo.