La firma consultora EY realizó un estudio que evidencia el rumbo y las implicaciones que tiene el petróleo sobre los precios, y específicamente sobre la inflación en los países de la región, donde el precio del barril alcanzaría los US$45 en 2016.

“En la región, la referencia principal es el crudo de negociación West Texas Intermediate (WTI) . Los precios de este producto básico pasaron de tener promedios en 2014 de US$93.13 por barril a US$48.75 en 2015, es decir, una caída promedio del 48 %. La cotización promedio mensual de 2015 fue cercana a los US$37, cotizaciones no vistas desde 2009, cuando el barril se cotizó inclusive más alto US$39”, comentó Carmen Rovira, líder del Sector Energía de EY Centroamérica, Panamá y Rep. Dominicana.

Durante el año 2015, la producción de petróleo aumentó un 3 % como promedio respecto al año 2014; pasó de 86 a 88.5 millones de barriles por día. Además de la producción al alza, la demanda se ha desacelerado, las estimaciones son de apenas un 2 % de crecimiento para el último trimestre de este año. Con estas condiciones se generaría una sobre oferta promedio anual cercana a los 2,75 millones de barriles por día, manteniendo así la presión en la cotización sobre el barril de petróleo en los mercados internacionales.

El estudio elaborado por EY permitió concluir que en Costa Rica y República Dominicana es donde más tardan los cambios en los precios internacionales del crudo en trasladarse a la inflación del país. Si bien es cierto que en este país el ajuste es semanal, la autoridad reguladora no necesariamente sigue la tendencia inmediata de los mercados internacionales.