Representantes del sector comercial de la región Norte y de Santo Domingo exhortaron a la población y a los líderes políticos a mantener la calma para frenar los hechos de violencia en protesta por los resultados electorales, que están afectando a las principales actividades económicas del país.

El presidente de la Asociación de Mayorista en Provisiones de Santiago (Amaprosan), Julio César Pérez Mata; el asesor de la Federación Nacional de Comerciantes y Empresarios de la República Dominicana (Fenacerd), Ricardo Rosario; el presidente de la Asociación de Mayorista de los Mercados, Julián Antonio Parra; el del Consejo Dominicano de Comerciantes Detallistas (Codepro), Rafael Santos y el del Consejo de Desarrollo, Plan Estratégico de Santiago, Carlos Fondeur se unieron para transmitir este llamado a la calma.

El presidente de Amaprosan exhortó a los dirigentes y líderes de los partidos políticos llamar a sus seguidores a mantenerse dentro de un estado de civismo y paz, a fin de contribuir a que el país retorne a la cotidianeidad y supere el ambiente de tensión postelectoral.

Las manifestaciones, tras las elecciones del domingo, mantienen a la población y al sector empresarial en un ambiente de tensión e intranquilidad, debido a las diferentes protestas que se han producido en las juntas municipales.

Hizo un llamado a todos los actores de este proceso para permitir que la Junta Central Electoral (JCE) concluya con sus funciones, en relación a la presentación de los resultados finales del proceso electoral, al entender que las impugnaciones y solicitudes de nuevos conteos han retrasado los resultados finales.

Además, opinó que el hecho de que los resultados no sean los esperados para un sector u otro, no es motivo de paralizar las actividades cotidianas y no salgamos a flote de la situación que hoy vivimos.

De su lado, el asesor de Fenacerd pidió a los líderes de los partidos que instruyan a los candidatos que demandan recuento de votos para que lo hagan a través de la instancia legal, evitando las protestas de su militancia para que la situación económica y social del país vuelva a la normalidad.

La Fenacerd responsabilizó al personal contratado por la JCE y las Juntas municipales, de la lentitud en ofrecer los resultados a mas de una semana de transcurridas las elecciones.

El país no puede seguir en esta incertidumbre y en este caos, postelectoral, es hora de trabajar por el bien de la nación, emulando el ejemplo del presidente, Danilo Medina, al retomar las visitas a las zonas más recónditas del país.

"La Fenacerd llama a la calma para que no haya ni vencidos ni vencedores, sino que a partir de ahora trabajemos para realizar los cambios de la ley electoral y de partidos políticos, para seguir afianzando nuestra democracia", comentó.

En tanto, el presidente de la Asociación de Mayorista de los Mercados solicitó a la JCE que termine el escrutinio porque, debido al retraso, se está creando desasosiego en la población dominicana, afectando la paz social y al comercio.

"No es posible que transcurrida una semana aún no se hayan dado los resultados finales para determinar quienes serán los sanadores, diputados, alcaldes y regidores ganadores de los comicios", dijo.

Según reveló, a su asociación han llegado reportes de sus miembros quejándose de que no pueden realizar sus actividades comerciales por los hechos violentos, consecuencia de la tardanza en el cómputo en algunas comunidades del interior del país y de la ciudad de Santo Domingo.

Mientras el presidente de Codepro hizo un llamado a la sensatez y la cordura y lamentó los hechos ocurridos tras conocerse los resultados, e instó a la JCE a concluir con el escrutinio, ya que la tardanza de este proceso crea inquietud en los actores del mismo.

También el presidente del Consejo de Desarrollo, Plan Estratégico de Santiago, Carlos Fondeur, hizo un llamado a los políticos para que canalicen su situación electoral por la vía pacífica, ya que las protestas están afectando las actividades laborales y productivas.

En este sentido señaló informes de que muchos trabajadores no pudieron llegar a sus centros de trabajos en algunos pueblos debido a las protestas.