El exsuperintendente de Electricidad, Francisco Méndez considera que es más rentable para el país destinar ahora el ahorro por el desplome de los precios del petróleo en reducir las pérdidas de las distribuidoras de electricidad, que invertirlos en proyectos como las plantas a carbón, cuya rentabilidad es de más largo plazo.

Méndez recordó que ese desplome, de más de 100 dólares el barril a un promedio de poco más de cuarenta dólares, ha beneficiado a las distribuidoras.

También, citó los argumentos oficiales para no transferir a los usuarios parte de esos beneficios, de que durante mucho tiempo, cuando el precio del petróleo superaba los cien dólares, el gobierno absorbió la diferencia sin cargarla a las facturas.

El exsuperintendente dijo, en nota de prensa, que no está mal que como dice el Gobierno esos ahorros se estén destinando a proyectos en proceso, pero consideró que habría sido mejor inyectarlos a la reducción de pérdidas de las distribuidoras.

"Si tengo un solo dólar para invertir en dos proyectos, y uno me 'redituará' a los cinco años diez (dólares), y el otro quince dólares el primer año, me voy por éste", justificó Méndez.

Cuestionó que la planta Catalina de 700 megavatios a carbón sea construida con endeudamiento gubernamental, cuando en su opinión habría sido preferible recursos externos y así quitar presión al estatal Banco de Reservas.

En ese aspecto, Méndez dijo que no tiene conocimiento de que se concertó un acuerdo financiero con organismos internacionales pero ignora si han desembolsado siquiera un dólar.

En cuanto al pacto eléctrico que discuten distintos sectores, dijo que ese proceso en el Consejo Económico y Social se debe a la falta de continuidad de las políticas aplicadas en el sector, por lo que dudó que "ese convite" de intereses heterogéneos pueda tampoco resolver esa crisis.

"Hay demasiados actores, y la búsqueda de un consenso de mayoría no privilegia el conocimiento técnico, a los expertos convocados, quienes tenemos voz pero no voto, por cuanto nuestros enfoques se constituyen en letra muerta", se quejó el exfuncionario.