Wall Street abrió hoy con ganancias y el Dow Jones, su principal indicador, subía un 0,63 % después de las fuertes pérdidas acumuladas la semana pasada tras la decisión de la Reserva Federal de no subir los tipos de interés.

Media hora después del inicio de contrataciones, ese índice subía 103,59 puntos hasta 16.488,17 unidades, el selectivo S&P 500 sumaba un 0,59 % hasta 1.969,43 puntos y el índice compuesto del mercado Nasdaq progresaba un 0,63 % hasta 4.857,58 unidades.

Desde los primeros compases de la jornada los operadores en el parqué neoyorquino se decantaban decididamente por las compras tras las fuertes pérdidas de los últimos días después de que la Fed decidiera la semana pasada no subir todavía los tipos de interés.

Los inversores estaban atentos a las declaraciones de uno de los miembros del banco central, el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, quien se mostró hoy partidario de subir ya los tipos de interés.

Nueva York se dejaba contagiar del optimismo de los inversores al otro lado del Atlántico, donde las principales plazas financieras registraban ganancias a media sesión: París un 0,78 %, Milán un 0,76 %, Londres un 0,53 % y Madrid un 0,35 %.

Todos los sectores en Wall Street empezaban la sesión en positivo liderados por el financiero (1,02 %), el sanitario (0,78 %), el de telecomunicaciones (0,75 %), el industrial (0,70 %), el tecnológico (0,69 %), el energético (0,24 %) o el de materias primas (0,11 %).

Los bancos Goldman Sachs (1,51 %) y JPMorgan Chase (1,37 %) encabezaban las ganancias entre la inmensa mayoría de los treinta valores del Dow Jones, por delante de Travelers (1,35 %), Pfizer (1,04 %), American Express (0,97 %) o Visa (0,89 %).

También subían Johnson & Johnson (0,88 %), Home Depot (0,85 %), Caterpillar (0,83 %), Microsoft (0,64 %) o General Electric (0,69 %) mientras que solo bajaban la tecnológica Cisco Systems (-0,31 %) y la farmacéutica Merck (-0,23 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a 45,98 dólares el barril, el oro retrocedía a 1.132,2 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años avanzaba al 2,178 % y el dólar ganaba terreno al euro, que se cambiaba a 1,1246 dólares.