Los fanáticos que se dieron cita en el Anfiteatro Nuryn Sanlley quisieron sorprender en lugar de ser sorprendidos. Así lo demostraron cuando a las 8:58 de la noche del pasado sábado, globos coloridos arroparon el anfiteatro para celebrar –tres días antes– el cumpleaños número 27 del artista oriundo de Málaga, España.

El club de fans de Alborán (a quien prefiere llamar familia) se las jugó, y a una sola voz coreó “cumpleaños feliz, te deseamos a ti”, a lo que un Pablo sonrojado respondió “Por qué hacéis estas cosas, soy muy vergonzoso”, y continuó agradeciendo a Dominicana, cuyo público hasta pastel le subió a escena, usando gorros de fiesta.

Alborán dio clases de entrega, talento y puntualidad. El concierto programado para las 8:00 de la noche arrancó con la agrupación instrumental La Batuta, seguida por las notas del Himno Nacional, y a las 8:08 de la noche, Pablo subió al escenario con “Está permitido” y siete músicos: Antonio de Haro (bajo); Antonio Portillo “Porty” (guitarra); Manuel Álvarez ‘’Lolo’’ (guitarra); Jorge García (batería); Adrian Schinoff (teclado) y Carlos Martín (trompeta, trombón, percursión).

Luciendo Skinny jeans negros, camiseta blanca y zapatos de charol, luego de su segundo tema “La escalera”, saludó afirmando que momentos como ese no pasan siempre. “Gracias por hacerme sentir en casa. Esta noche vamos a olvidarnos de los problemas. Si venís con la pareja es hora de pedir perdón y si estáis solteros es hora de enamorarse.”

Le prosiguió el tema “Sin ti” y “Ecos”. Para esta última se adueñó del piano y dio el toque de romanticismo corta venas que caracteriza a sus canciones. Así mismo lo percibieron los protagonistas de los gritos que, seguidamente, le pidieron “Recuérdame”, canción cuyo video original cuenta con más de 30 millones de vistas en You Tube. Para su sexta canción, “Quimera”, dejó aflorar sus dotes de bailarín y la finalizó con “pasitos” sensuales que desataron la pasión y emoción de las féminas.

A los 41 minutos de concierto, tomó una pausa para preguntar “¡Cómo estáis?”, y jocosamente siguió: “Con este fresquito caluroso del clima local”. Después de cantar “Quién” y “Miedo” (la que usó como discurso motivacional para pedir que olvidaran los miedos y los problemas), se ausentó del escenario y, al regresar, lo hizo para dar muestras de su dominio con el cajón musical, en un acústico donde se hizo acompañar de Carlos Martín.

A eso le sucedió “Un buen amor” y su más reciente éxito, “Palmeras en la nieve”, el que lo hizo merecedor del Premio Goya a la mejor canción original y de múltiples reconocimientos internacionales.

Después interpretó “Perdóname”, “Te echo de menos”, “Se puede amar” y con esta última motivó a que besaran a quien estuviera a su lado. Arrodillado, entonó: “Ahora que me he quedado solo”, mientras un letrero en el público anunciaba “Dijo que sí”.

Y, efectivamente, las rimas de Alborán lograron que una pareja se comprometiera y una petición de matrimonio recibió un “sí” amenizado con los acordes de tres guitarras y un bajo.

Con “Volver a empezar” finalizó y agradeció a su equipo y a la fanaticada local, que lo ha hecho presentarse en dos ocasiones muy cercanas en Quisqueya. Pero el habitual “otra, otra” lo hizo salir a las 9:37 con “Solamente tú” y “Por fin”. Al marcar la 9:57, el tambor, los ritmos tropicales y la bandera dominicana en el cuello fueron testigo de la fiesta que despidió a Alborán con las buenas vibras de “Vívela”.

Espacios en blanco

A pesar de que, sin duda alguna, había una notable presencia de seguidores del artista, la platea lateral derecha no logró llenarse a plenitud y visiblemente se observaron sillas y espacios vacíos.  

Repertorio

Interpretó 20 canciones en casi dos horas de concierto, que incluyeron nombres como “Te he echado de menos”, “Donde está el amor”, “Tanto”, “Éxtasis”, “Se puede amar”, “Un buen amor” y muchas más. 

Patrocinio

Heidi Pineda, gerente de marca de Brugal & Compañía, patrocinadora del evento, dijo que Alborán llenó las expectativas de todos los dominicanos. “Sin duda alguna fue un concierto que durante dos horas recibió el apoyo de numerosos fanáticos que conectaron ciento por ciento con el artista”.