Doce meses después de los atentados en París, el Bataclan reabrió sus puertas. Mil 500 personas fueron testigos de este hecho al ritmo de Stimg.