En la 88ª edición de los premios Oscar, la cinta "Mad Max" se convirtió en una de las más aplaudidas al llevarse seis estatuillas; pero en Namibia –donde se filmó la taquillera película– ha desatado una gran polémica.

Según los reportes de la Autoridad Independiente de Conservación y Gestión de la Costa de Namibia (NACOMA), el trabajo que la producción realizó en el desierto, causó graves daños en la flora, la fauna y hasta en zonas que permanecían vírgenes desde hace décadas.

Sin embargo, la Comisión de Cine de Namibia aseguró que el equipo de producción realizó una satisfactoria rehabilitación del lugar, permitiendo el sano desarrollo de la flora y fauna de la zona

La filmación de esta cinta dejó a Namibia 27 millones de dólares, dio empleo a 900 personas y pagó en impuestos 150 millones de dólares namibios.

"Mad Max", que narra un futuro post-apocalíptico, se filmó en 2012 en el desierto de Namib, que se extiende desde el norte de Sudáfrica hasta Angola. Se dice que es el desierto más antiguo del mundo, los cálculos estiman que tiene de 50 a 80 millones de años. Además, posee un ecosistema muy frágil compuesto por delicadas especies vegetales y pequeños reptiles.