En Batman v Superman: El origen de Justicia, Amy Adams interpreta por segunda vez al ícono del cómic Luisa Lane,  a quien interpretó por primera vez en 2013, en Hombre de Acero. Aparte de lograr ver la encarnación de Ben Affleck del Cruzado Enmascarado, la actriz, de 41 años, nominada cinco veces al Óscar, aprendió algunas cosas nuevas,  como el hecho de que la tierra de Supermán, Metrópolis, y Ciudad Gótica de Batman están en realidad muy cerca la una de la otra, geográficamente hablando.

No sabía que Gotham y Metrópolis estaban tan cerca...

Sí, yo tampoco. Recuerdo a (el director) Zack (Snyder) tratando de explicarme cuando estábamos filmando algunas escenas, y yo decía como, “¿Dónde es esto?” Y él decía “Es aquí”. Estaba al otro lado del estacionamiento en mi mundo, pero en una pantalla verde.

¿Te has acostumbrado como actriz a tanta pantalla verde (sin imágenes reales de fondo, las que luego son puestas computacionalmente)?

Siento que he hecho un montón de pantalla verde ahora. Acabo de hacer una película que se llama Historia de su vida (la próxima película del diseñador de moda convertido en director Tom Ford), y estuve literalmente hablándole a una pantalla verde en gran parte de la película. Siento que como actriz es mi trabajo crear un mundo que no existe, excepto el mundo que estamos viviendo, que estamos creando. Así que es un elemento más que se agrega a la misma.

Parece una capacidad que no se destacaba tanto hace 10 años.

No, yo no creo realmente que ellos enseñen a actuar ante una pelota de tenis en colegios o universidades. Probablemente deberían añadirlo al programa de actuación.

No sé si lo has oído, pero una encuesta reciente decidió que ahora que Leonardo DiCaprio tiene un Óscar, tú eres la siguiente en la lista de las personas a las que se les debe dar.

¿De verdad? Oh, Dios mío. Tengo una lista. Puedo pensar en algunas personas que lo merecen (más). Annette Bening, Glenn Close... Pero eso es bueno, eso es muy bonito.

Podríamos empezar una campaña por ti...

No pienso en eso. En cierto modo hace mucho tiempo decidí que probablemente no iba a pasar, simplemente teniendo en cuenta las probabilidades. Eso no ha sido parte de mi motivación. Yo no le daría la espalda si me dieran uno y no desestimo la idea de recibir uno. Es solo que si gasto tiempo pensando en ello, parecería como algo insignificante el hecho de sentir lástima por mí misma sobre eso.

Cuán grande sería si se anunciara un ganador en los Óscar y la persona dijera como, “No, yo estoy bien”.

“Uh, sí, mejor no. Ese no fue realmente mi mejor trabajo”. ¿Te imaginas? “Creo que otra persona hizo un mejor trabajo, creo que todos sabemos quién es esa persona, me gustaría dárselo”. No creo que haya pasado eso.

Podrías ser la primera.

No, yo no haría eso. Tampoco voy a bajar a alguien para lograr subirme al escenario, no haría eso... No.