El teatro le apasiona. Ese amor por las tablas, sumado a su deseo de aportar y dejar un legado para las futuras generaciones, hizo que Ana Lidia Abreu se subiera a la barca y, remando intensamente, cruzara a la otra orilla para construir su propio proyecto que bautizó “Analí, Espacio Teatral”.

Ana Lidia Abreu es una experimentada actriz, egresada de la Escuela Nacional de Arte Dramático (ENAD). En sus años de ejercicio, ha trabajado en importantes  obras de teatro: Murales y versos de un abril cantado, 1985 y Vivencias campesinas, 1993, son solo dos muestras de su extensa lista.

Sus conococimientos de gerencia le permitieron desarollarse más allá de las tablas. De ahí, que en su historial conste que ha trabajado como asistente de dirección de la obra A la espera, 2013. Además, ha tenido la oportunidad de compartir escenario con sus colegas Elizabeth Ovalle, Basilio Nova, Reynaldo Disla y Frank Disla, entre otros.

En 1986, esta mujer emprendidora fundó y dirigió el grupo de teatro Nuevo Amanecer. Un año después, dirigió la obra Para un día triste como hoy, de Rafael García Romero; y el grupo de teatro del Club Miramar, en 2002.

Actualmente, es directora de Cultura del Club Paraíso, tesorera de la Unión Dominicana de Artistas de la Actuación (UDAA), una entidad creada recientemente.  Su papel más reciente es como productora de la obra de teatro Confinadas, con la cual da apertura formal a su proyecto cultural Analí, Espacio Teatral, del que es presidenta.

Con esta profesional del teatro conversaremos sobre los retos que tiene Analí, Espacio Teatral, así como de la situación actual de nuestro teatro.

¿Con qué mística surge Analí Espacio Teatral?

Surge por mi inquietud de ver las necesidades y precariedades que tienen los grupos teatrales y en sentido general artístico y cultural, quiénes ven limitadas sus posibilidades de tener un área que les permita desarrollar sus actividades.

¿Qué disciplinas ofrecerán al público?

En este espacio impartiremos clases de teatro, danza, música, performance y poesía, y todas las manifestaciones culturales que nos sean posibles desarrollar.

¿Estas clases también van dirigidas al público infantil?

La respuesta es afirmativa, porque entendemos que en el público infantil está la esperanza de que las artes en nuestro país continúen desarrollándose. Si nos enfocamos en los infantes y en los jóvenes, estaremos aportando a la sociedad un granito de arena. Además, le arrebataremos esos niños a la delincuencia.

Este proyecto cultural se estrena con la obra Confinadas. Cuéntenos en qué se basa su argumento.
Confinadas, de Juan Pujols, es una obra dramática en la cual se pone de manifiesto el maltrato intrafamiliar y de género a los más altos niveles, de una manera cruel y despiadada, a la vez que muestra la descomposición social y familiar por las que atraviesa nuestra sociedad. En resumen, su argumento se basa en la lucha interna que mantienen dos hermanas separadas, física y emocionalmente, por los agravios del esposo de la mayor.

¿Quién está detrás de esta producción teatral?

La obra cuenta con la dirección del teatrista Virgilio Burgos, con el actor William Simón; y las actrices Marissabel Marte y Ana Lidia Abreu, es decir, yo.

¿Dónde se presentará la obra?

Confinadas estará en escena desde el jueves 15 al sábado 17 de septiembre, a las 8:30 de la noche, en Casa de Teatro.  

¿Cuál es la relación entre Analí Espacio Teatral y la Fundación Cúcara-Macara?

La relación entre ambas entidades es de carácter de amistad y profesional, ya que Basilio Nova, director de Cúcara-Mácara, al igual que yo, es actor.

Tan pronto como le hablé de mi proyecto y de la obra Confinadas, puso a mi disposición su local para fines de ensayos, rueda de prensa y todo lo que él ha construido junto a su esposa Ana Jiménez. Además, hemos trabajado juntos en otros proyectos.

Todavía no tenemos el espacio físico, pero tan pronto concluyamos con la obra iniciaremos los trámites, y daremos seguimiento a los planes ya conversados. Luego, les informaremos esta buena nueva a sus lectores.

¿Cómo evalúa el momento histórico que vive el  teatro dominicano?

Aunque hemos avanzado mucho, al teatro dominicano le hace falta apoyo al nivel de instituciones públicas y privadas, ya que la mayoría de las obras llevadas a escena se hacen a partir de un esfuerzo particular de la mayoría de los grupos, y a veces no tenemos los recursos para echar a andar proyectos.

Entendemos que el Estado debe invertir más en la preparación de los actores dominicanos. También queremos que la Escuela Nacional de Teatro vuelva a tener su luz y esplendor, pero sobre todo, que apoye el desarrollo de planes de trabajos en pro del teatro nacional.

¿Cree que el público apoya las producciones teatrales o falta promocionarlas más?  

Creo que el público nos apoya, pero no tanto como quisiéramos, muchas veces por la carencia de recursos económicos, o por no saber cuán importante es el teatro como medio de expresión que educar y entretenimiento. Aunque los medios de comunicación nos apoyan, definitivamente hace falta más promoción y apoyo institucional.

Para contactarles

Analí, Espacio Teatral está funcionando en las instalaciones de la Fundación Teatro Cúcara Mácara, ubicado en la calle Benigno Filomeno de Rojas No. 54, Zona Universitaria. Teléfono: 809 328-7352.