El cantautor Andrés Cepeda ha sabido conectar tanto con el público dominicano que en sus presentaciones el pasado fin de semana dejó demostrado que tiene muchas razones para regresar, y pronto. Esa química con grandes dosis de energía y buena vibra que expande desde el escenario cautivó no solo a quienes se saben sus canciones letra por letra, sino además a quienes, por el simple hecho de escucharlas, coincidían en que estaban frente a una artista que hace música de calidad.    

En la primera parada estratégica de su viaje por “Mil ciudades”, realizada en la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito, el compositor salió a las 9:23 de la noche, vestido con una chaqueta azul y un pantalón negro que denotaba la delgadez de su figura. De inmediato, los aplausos estremecieron el recinto que no estaba lleno a capacidad –imagínese de haberlo estado-.  

Sus primeras palabras fueron: “Muy buenas noches, para mí es un placer estar con ustedes. ¡Bienvenidos a este viaje!”, mientras las integrantes de su Club de Fans ondeaban mensajes visuales con las imágenes que traducían su estado anímico: una carita feliz y un corazón.

Con el charango que siempre lo acompaña, de manera muy acertada, inició este viaje con el tema “Canta conmigo”. A partir de ahí, el artista no tuvo una corista, sino todo un auditorio que cantó rendido a sus pies.

A menos de un metro

El preámbulo de sus canciones, Andrés Cepeda lo dedicó para hablar del amor, de las parejas que están, las que han permanecido y el porqué de las que vendrán.   

Pero sobre todo hizo que el auditorio sintiera lo importante que es para él cuando antes de la canción “Corre tiempo”; les dijo: “No sé si alguno ha sentido el deseo de que el tiempo pase rápido, pero yo no quiero que pase ahora, para estar con ustedes”.

Próximo a la 10:20 de la noche, no pudo estar más cerca de sus fans, a quienes sorprendió subiéndolos al escenario, saludándoles y cantando encima de uno de los asientos, que estaba libre. En medio de la euforia y de la tensión de personal de seguridad, ese momento quedó plasmado en muchas fotografías porque sus fans aprovecharon para hacerse selfies.

Más que agradecido

En el turno de los agradecimientos, destacó uno muy especial: A Gaby Herrera, de Sony Music, quien contraerá matrimonio este año; y dijo que es la responsable de que su música sea conocida en el país. A ella le dedicó la canción “Por el resto de mi vida”.  

También destacó la presencia de los artistas dominicanos, Pamel  Mancebo y Nini Cáffaro, a quien agradeció el apoyo que le ha brindado. También mencionó a Eddy Herrera, quien se puso de pie y fue ovacionado por el público. Esto fue después de cantar “Lo mejor que hay en mi vida”,  tema escrito por el cantautor cubano Amaury Gutiérrez y con el cual se ganó un premio Grammy.

Esta canción, que puso el público rendido a sus pies, lo dedicó a las parejas que  tienen muchos años juntas y no se casan, como él.

Buen sonido e imágenes

En este concierto, Andrés Cepeda hizo que sus “Mil ciudades” tuvieran los nombres de balada, el bolero, el pop y el rock, ritmos que sabe interpretar con magistral dominio escénico.

Con su orquesta estuvo  integrada por Jan Martens (batería), Carlos Cardoso (percusión), Santiago Roa (bajo), John Harvey Ueaque (guitarra acústica), Andrés Cruz (guitarra eléctrica), Sergio Chaple (saxo), Carlos Acosta (trompeta) y Carlos Taboada (piano y dirección musical). La completaba Victoria Castillo  (corista), quien se destacó por su impresionante voz, que reveló sus notas más altas al interpretar las canciones “I Have Nothing” y “I Will Always Love You”, de la desaparecida artista estadounidense Whitney Houston.

Las imágenes proyectadas en la pantalla de led gigante tenían la magia de transportar al público al terrero de los hechos. Impresionaron al público, por ejemplo, las lluvias de estrellas de colores que se posaron en el escenario, mientras Cepeda interpretaba la canción “Señales de humo”.

Excelente contraparte

En la primera noche, Pamel Mancebo fue el responsable de abrir este concierto que arrancó suspiros. Con su amada guitarra interpretó los temas “No me culpes”, “Por mi parte”, “Loca”, “Tiene que ver contigo”. Una vez más este artista local puso de manifiesto sus grandes dotes artísticos y demostró que tiene muchos seguidores que se saben sus canciones.

Durante el concierto tuvo la oportunidad de cantar con Andrés Cepeda el tema “Enfermedad” y destacó que fue un honor compartir escenario con uno de sus artistas referentes.

Lo propio hizo Pavel Núñez, en la segunda parada de este recorrido por “Mil ciudades”.

Sus canciones

No cabe duda: Andrés Cepeda vino a cantar lo mejor de su repertorio, conformado por baladas, bolero, pop y rock que arrancaron los más cálidos aplausos y suspiros.

“Cantar conmigo”, “Mil ciudades”, “Yo que tanto te esperé”, “El mensaje”, “Por el resto de mi vida”, “Carpintero”, “Amor gitano”, “Me Voy”, “Se morir”, “Se te nota”, “Vicky”, “Cómo te Atreves” y “Tengo ganas”, son algunos títulos de las más de 35 canciones de este concierto realizado con la producción de Big Show Pro.

“Desesperado” fue el tema que a las 11:26 de la noche le puso final a este concierto. Y les aseguro que nadie se quería ir. Tanto, que Andrés Cepeda dijo: “Pueden venir mañana a mi segundo concierto”.

Y estimamos que fue así, porque al momento de nuestra salida del recinto, varias jóvenes se despedían diciendo que al día siguiente volverían.