Después de tantos años, ¿qué tienen de distinto las presentaciones de Anthony Ríos?

Me sigue resultando. Con 44 años de ejercicio profesional, veo a los muchachos cantar mis cosas. Está la muchacha que me dice que a su madre le encanta mi música, y así ese gusto pasa a otra generación.

El tipo de canción de cantautor tiene unos intérpretes muy selectos en la nueva generación. ¿Qué crees que está pasando?

El relevo no existe. Los adefesios que estamos oyendo grabados se han ido por el comercio. Pero se puede, como Juan Lockward, diciendo las palabras que dice todo el mundo, hacer poesía y hacer hermosas imágenes verbales sin divorciarte tanto de la poesía. ¿Te imaginas decirle a una mujer “Échame to´eso pa´lante”…?  El romanticismo, no ha muerto, pero está grave de muerte.

Entonces, ¿no apoyas a los nuevos ritmos musicales que están saliendo en RD y todo el mundo?

En realidad, los apoyo, porque sería negarse al crecimiento y esa es la juventud de hoy. Pero no me hacen gracia.

Y el caso de los artistas tipo Pavel, Covi, Rando, quienes apuestan a otros géneros…

Son las hermosas excepciones de la regla. Qué bueno que están ahí y valientes que se atreven a predicar una cosa que ese grupo de gente que los oye no entiende. Por ejemplo, Pavel no es el muchacho corriente, él ha estudiado y leído. Pero de esos encontramos de 10 mil, dos…

¿Hacia dónde marchamos? No sé. Porque  estamos marchando con nuestro idioma, el vehículo de comunicación más hermoso que tenemos, a apostrofarlo, tergiversarlo y olvidarlo.

¿Una falta de educación general o responsabilidad de los medios?

Los medios tienen un poco de culpa, pero es una falta de educación general. La educación misma como institución no está cumpliendo con su papel. Así como los padres y madres en sus casas, ni los profesores en las escuelas. Como sabrás, las costumbres hay que enseñarlas, porque las mañas se aprenden solas. Es como cuando aprendes un idioma nuevo, la curiosidad surge por las malas palabras… Esa curiosidad es parte del ser humano, la cuestión es que hay que dirigirla. Este país está dirigido a ser ricos, a tener dinero, a ponerte algo de marca sin saber por qué y, lo que es peor, si no tienes eso, no eres nadie.
 
¿Crees que la actual generación ha tergiversado el concepto de “artista”?

Quizás me crucifiquen, pero si recuerdas aquella generación que dicen que “lo perdieron los americanos cuando los hippies en los 60”, esta es esa generación perdida, pero de nosotros. Porque lo que se está haciendo ahora en todos los niveles no puede perdurar. Vamos a verlo como una época oscura, como el ocurantismo.

El que no conoce su historia, la repite…

Sí, nos estamos repitiendo en nuestros errores, y no nos interesa nuestra propia historia.

¿Cuándo veremos tu nueva producción para mermar esa situación de crisis que describes?

Hay alguien que quiere hacer un proyecto audaz: reinventar a Anthony Ríos, pero aún no estoy muy convencido. Lo estoy pensando, porque estando en el otoño de mi vida, sería demasiado. Me da miedo.

¿Por qué?

Me da miedo que arranque y que  la misma vida por cuestiones naturales, no pueda terminarlo.

¿Ha compuesto canciones por su actual situación de salud?

Yo no fui muy reflexivo en la vida. A los locos los protege el diablo, pero claro, una vez tienes un encontronazo, no es lo mismo llamar la muerte que ver que viene. Cuando la vez que está cerca, y que te le salvas, entras en hacer reflexiones de la vida tuya, y de las de tu alrededor.

¿Arrepentido de algo?

De lo único que tengo que arrepentirme, muy arrepentido, es que una vez fui cómplice en un aborto. Tengo 26 hijos de los que pude tener sólo tres, si hubiera contemplado lo del aborto. Pero una vez caí en eso, la madre quedó estéril y me ha maldecido toda la vida. Eso no me hace sentir orgulloso…

Imposible no preguntarte. ¿Qué piensas de la ley de aborto?

No es lo que la mayoría cree, no es para matar niños. La mujer es la que debe opinar, porque es la que más sufre. Si están en peligro madre y niño, prefiero elegir a la madre. Vuelvo y digo: la mujer tiene su derecho a elegir, a estar viva y decidir en su cuerpo, todo dependerá de la situación de salud.

No te consideras izquierdista, pero te has expresado con ciertos juicios que te encajan de una manera u otra. ¿Qué te parece la política actual?

Algunas personas dicen que esto se ha convertido en una selva. Es mentira. En la selva aún lo imprevisto está previsto. Nosotros somos un grupo de pensantes yendo hacia todas partes, sin saber por qué, ni cómo vamos a llegar. Se ha descentrado la pluralidad…

Si llegaras a un cargo político, ¿cuál sería tu primera acción?

No me gustaría ser presidente, ni llegar a un cargo como el de José Antonio, que es mi hermano y lo amo. A estas alturas y con lo vendidos que están los políticos, tú no eres tú, ni puedes actuar por ti. Tienes el compromiso de… Ahora pensando, lo que sí me gustaría es ser director de Medio Ambiente. Porque estamos destruyendo el país, dejando que corten los pinos y se acabe el agua.

A muchos artistas después de su muerte les hacen grandes reconocimientos. ¿Qué quieren recuerden de ti?

Ya sé lo que piensan de mí. Para unos seré “un caballo”, para otros “un borracho”. Quiero que así, con esa heterogeneidad de conceptos, me recuerden. Tuve partes buenas, partes malas, a veces fui bueno, a veces no. Fui un humano y si logré elevarme a la estatura de Ser Humano, cumplí mi cometido, porque el camino más largo que he recorrido es hacia mí mismo.