Un tribunal australiano aplazó hasta el 2 de noviembre la audiencia del juicio de la esposa de Johnny Depp, Amber Heard, por la entrada de sus dos perros al país de forma ilegal.

Amber Heard fue acusada en julio de dos cargos por importar ilegalmente a "Pistol" y "Boo" a Australia y de un cargo por falsificar documentos.

De ser hallada culpable, la también actriz podría enfrentar fuertes multas y hasta 10 años de cárcel. El problema comenzó en mayo, cuando el ministro de Agricultura, Barnaby Joyce, acusó a Heard de trasportar a los Yorkshire a bordo de su jet privado. Incluso, el ministro amenazó con sacrificar a los animales si estos no eran devueltos a Estados Unidos de inmediato.

Heard, quien este fin de semana fue vista junto a su esposo en el Festival de Cine en Venecia, no compareció ante la corte de Southporth, en el estado de Queesland, en el noroeste del país, donde estaba citada, según la información de "Daily Mail".

Por otro lado, Johnny Depp y Amber Heard aprovecharon su paso por la alfombra roja en el Festival de Cine en Venecia para terminar con los rumores de una posible separación con un tierno beso.