Con un cambio de vestuario, Emma Watson desafió los estereotipos de belleza que Disney promueve desde hace décadas y convirtió a "Bella" en una princesa muy diferente.