Antes de someterse a una rigurosa dieta, Drew Barrymore confiesa que lloraba y soñaba con pizza