Kim Kardashian basa su éxito y carrera en aparecer continuamente en redes sociales. Pero su silencio cambió su vida y hasta le hace perder dinero.