Laura Lebrón no está caminando como Laura, ella lleva más de seis semanas siendo, en cuerpo y alma, “Una”, la niña de 12 años que mantuvo una relación “engañosa” con un hombre de 40.

Y aunque en su vida personal no ha vivido dramas de este tipo, admitió que ha sufrido de depresión en varias ocasiones, en las que ha vivido una lucha interna. “Mi madre murió cuando tenía cinco años y crecí con mucha tristeza y problemas familiares que todos tenemos. Esta obra me pareció buen texto y se armó de la nada. Yo estaba en NY y me llamaron para decirme la fecha disponible del Teatro Nacional”, apuntó.

Aseguró que este papel le ha traído a su presente hechos de su niñez, adolescencia y de su crecimiento como mujer: “me ha hecho conectar con mis propios traumas y aprender a trabajar con ellos y a través de ellos”, dijo con visibles ojos cristalinos.

Lebrón abundó que, hasta su día a día,  se ha visto afectado con “Una”, ya que se siente reacia, triste, molesta y vulnerable. Así mismo confesó que luego del montaje deberá buscar ayuda profesional.

En Ave negra, producida por T&M Proa, Laura se hace acompañar del excelente actor Francis Cruz, quien declaró que no dudó en ningún momento en ponerse el traje de “Ray”, un hombre de un oscuro pasado.

“Ray es un hombre que ha tratado de recomponer su vida, pero vive con una herida abierta de 15 años. Es un ser que lleva el peso de su culpabilidad, que tiene un basurero en la cabeza y vive con un  vacío existencial”, detalló Francis sobre su personaje,  y explicó que es un privilegio como actor el vivir tantas emociones.

Cruz, quien ha trabajado en seis películas en lo que va de año, declaró que, tal como su personaje, todos tenemos un fantasma y cicatrices que nunca cierran.
“Es una obra de teatro tipo “escándalo” para una parte del público, ya que trata un tema que socialmente y moralmente es un delito (pedofilia), a la vez que nos presenta la historia de dos vidas destruidas por una relación obsesiva debido al descontrol del deseo y la atracción física” amplía Francis Cruz.

Galardones

La pieza fue galardonada en 2007 con el Premio Olivier (considerado el más prestigioso del teatro inglés) y en este 2016 recibió tres nominaciones a los Premios Tony en las categorías de Mejor Revival de una Obra, Mejor Actuación Protagónica Femenina y Mejor Actuación Protagónica Masculina.

Ave Negra es descrita por ambos como un “ring de boxeo”, donde en una hora y 20  minutos se laceran en una sola escena. De la defensiva a la ofensiva ambos personajes se desarrollan a un nivel de  extremos sentimientos.

Un llamado a la sociedad

La puesta en escena se desarrolla en un conversatorio entre víctima y victimario, de un caso de violación a una menor.

Francis comunicó que a diario se ven casos de violación de menores que se desarrollan en su mismo entorno: tíos, padres y vecinos que violentan a niños.

Con esta puesta, ambos actores y su director, Mario Lebrón, se plantean ser una plataforma de reflexión y crear un llamado a la doble moral que se vive en algunos niveles de la sociedad dominicana.

“Es una obra que llama a la controversia, el público se va a dividir. Habrá a quienes les repugne el tema, otros serán más abiertos… Pero esta obra es el reflejo de lo que deben ser las tablas: llevar la realidad humana frente a un público en cuatro paredes. El que quiera mirar a un lado bien, pero son las cosas que pasan en nuestra sociedad”, esbozó y, exhortó a que los padres deben estar pendientes de sus hijos y de su entorno.

Fechas:

Estarán en  la Sala Ravelo del Teatro Nacional Eduardo Brito,  dos fines de semana: del viernes 4 al domingo 6; y del miércoles 9 al domingo 13.