Al conceder a Bob Dylan el premio Nobel de Literatura 2016, la Academia Sueca ha distinguido por primera vez a un cantautor, una elección inesperada y que rescata de paso a las letras estadounidenses dos décadas después del triunfo de la novelista Toni Morrison en 1993.

Dylan se impuso al sirio Adonis, el japonés Haruki Murakami, el keniano Ngugi wa Thiongo y el estadounidense Philip Roth, entre otros, gracias a que ha creado “nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”, según destacó la Academia.

La secretaria permanente de la Academia, Sara Danius, defendió la condición de poeta del cantautor y recurrió al ejemplo de los antiguos vates griegos como Homero, que escribían poesía para ser escuchada e interpretada; “Puede y debe ser leído”, manifestó.

“Bob Dylan es un gran poeta en la gran tradición de la lengua inglesa desde William Blake en adelante”, afirmó Danius, quien resaltó que ha mezclado la música popular del blues del Delta y el folclore de los Apalaches con el simbolismo de Rimbaud, además de reinventarse de forma continua y construir una nueva identidad.

Aunque la Academia siempre insiste en que no premia ni corrientes ni países, sino sólo a autores individuales, su elección continúa la tendencia iniciada el año pasado –el primero de Danius como secretaria– con el premio a la bielorrusa Svetlana Alexiévich y un género no reconocido antes: el reportaje periodístico.

Premiar a Bob Dylan supone en cierto modo cerrar la polémica abierta hace ocho años, cuando el entonces secretario de la Academia, Horace Engdhal, criticó la “insularidad” y el papel marginal de las letras estadounidenses en la literatura mundial para justificar la ausencia de ganadores de ese país en los últimos tiempos.

La elección del cantautor sorprendió en Estocolmo, pese a que hacía años que se le nombraba como un serio candidato, y aumentó las especulaciones acerca de que el inusual retraso de una semana en el anuncio del premio, justificado por razones de calendario, obedeció en realidad a un falta de consenso en el seno de la Academia.

Danius desmintió los rumores y destacó en cambio el “gran consenso” en torno a Dylan, que con algunas excepciones se puede aplicar también a los principales medios suecos, que calificaron la designación con adjetivos como “arriesgada” y “sorprendente”.

El compositor estadounidense recibirá los ocho millones de coronas suecas (906 mil dólares) con que están dotado este y el resto de los Nobel.

10 canci0nes que valen el Nobel

El músico de 75 años tiene una prolífera carrera en la que destaca una larga lista de canciones que son consideradas, por muchos, unas obras maestras.

“Blowin’ in the wind”(1963)

“Like a Rolling Stone” (1965)

“Hurricane” (1976)

“Things have changed” (2000)

“Don’t Think Twice, It’s All Right” (1963)

“Ballad Of A Thin Man” (1965)

“Tangled Up in Blue” (1975)

“Thunder On The Mountain” (2006)

“Leopard-Skin Pill-Box Hat” (1966)

”Spirit on the Water” (2006)