Es la primera vez en tres semanas que Brad Pitt ve a sus hijos. La emoción lo hizo romper en llanto al verlos de nuevo.