En la película Joy, el cuatro veces nominado al premio Oscar, Bradley Cooper, interpreta a Neil Walker, el único hombre que ve el potencial de Joy Mangano, una mujer imaginativa que tiene la aspiración de convertirse en inventora y que madura para llegar a ser una mujer emprendedora.

Colaborando con el aclamado cineasta y cinco veces nominado al premio Oscar, David O. Russell, Bradley Cooper ha sido nominado para un Oscar como Mejor Actor por la película Silver Linings Playbook. También recibió una nominación como Mejor Actor de Reparto por su actuación en el drama American Hustle, del mismo director. Su tercera nominación al Oscar llegó por su papel estelar en el drama de Clint Eastwood, American Sniper.

¿Quién inspiró su personaje en Joy?

Neil Walker está basado en tres hombres distintos con los que Joy Mangano se encuentra en la vida. Queríamos hacer de él un tipo que fuera un reflejo de la historia de Joy (el personaje).  Neil (el personaje ficticio) creció en Detroit; fue un atleta que llevó sus particulares habilidades al negocio. Al igual que Joy, Neil ve las cosas de manera poco convencional.

No se parece a ninguna otra persona en la oficina. Viste como un viejo entrenador de hockey, justo como es en realidad su personalidad. Él es el tipo de hombre que saca sus mejores cualidades bajo presión, solo se vuelve más tranquilo.

¿Qué personas te han ayudado e inspirado en tu carrera?

Oh, ha habido tanta gente. J.J. Abrams, David O. Russell, Harvey Weinstein, Robert De Niro, Clint Eastwood...

Has trabajado con grandes directores. ¿Qué diferencia a David O. Russell y qué es lo que disfrutas de colaborar con él?

Creo que cada director es distinto. Sí, he sido muy afortunado de trabajar con grandes directores. David es un personaje único y tiene un estilo que es también único; creo que cualquier gran autor tiene que ser así. Él crea un mundo donde es el conductor y nosotros estamos ahí para ayudarlo a realizar su historia.

Es grandioso y es una persona que siempre busca mejorar como director y creo que constantemente se impone retos. Es asombroso que Fox haya hecho una película como ésta y que permita que David la haga a éste nivel. Esto significa que un gran número de personas pueden ver éste filme, lo cual es realmente increíble, y eso se debe a la fortaleza de David. Él no solo hizo The Fighter y luego dijo “bueno”, o pasó a hacer Silver Linings Playbook y dijo “bueno”, y luego hizo American Hustle y dijo “bueno”. Ahora filmó Joy. ¡Esas son cuatro películas realmente increíbles al hilo!

David tiene mucho empuje, lo cual me parece innegable y tenemos la suerte de que sea así pues sigue creando grandes películas.

A David le gusta trabajar con el mismo equipo. ¿Has desarrollado una amistad cercana con Jennifer Lawrence y Robert De Niro?

Seguro que así lo hemos hecho. Bob y yo ya trabajamos juntos en una película llamada Limitless” así que nos hemos convertido en amigos. Conocí a Jen (Jennifer Lawrence) en Silver Linings Playbook. Sí, uno se siente bastante como en una familia, de muchas maneras distintas, cuando haces películas con las mismas personas a lo largo de los años.

Los momentos intermedios son cuando también vamos creciendo juntos y eso se refleja en el trabajo que estás haciendo.

Desde su perspectiva, ¿hay suficientes grandes papeles para mujeres en películas como Joy?

Bueno, yo soy un narrador de historias. Me encanta estar involucrado en historias acerca de hombres y mujeres que resulten fascinantes.

Al principio del cine, Marlene Dietrich era la que imponía la narrativa de las películas en las que aparecía. He tenido la suerte de estar en películas donde los personajes femeninos han sido muy complicados y fuertes; las mujeres son una fuerza a la que siempre hay que tomar en cuenta.

En mi carrera, que empezó con la televisión, el primer trabajo que tuve fue en un programa llamado Alias (2001 - 2006) de J.J Abrams, que tenía a una estrella femenina (Jennifer Garner), así que crecí trabajando dentro de una estructura en la cual la mujer era el personaje principal.