¿Por qué decidiste ser un comunicador?

Desde niño tuve la inclinación y mi  hermana fue quien me contagió la pasión por la televisión, ya que a ella le gustaba mucho. Quizás vio en mí lo que ella no pudo hacer porque era mucho más difícil en su época. La comunicación es lo que me hace sentir bien.
 
¿Cómo describirías ese proceso ascendente de ser control en una radio a ser presentador estelar?

Ha sido un aprendizaje constante. Por mi formación hay cosas que no están dentro de los parámetros de la normalidad o de lo correcto. Hay cosas establecidas que no puedo cambiar, y he tenido que vivir con ello y sacar lo bueno. Estoy en el proceso de encontrar cosas grandes. Después de haber logrado la aceptación de la gente es cuando más mejoría el talento debe ir cosechando.

Cuando hablas de formación te refieres a la educación del hogar y estás en un target muy popular donde se hacen muchos programas de mal gusto para llamar la atención…

El reto es, dentro de popular, tratar de llegar con calidad. En la radio urbana es más difícil porque tienes que  manejar un lenguaje entendible, pero que se sepa cuál es el locutor. Que no se pierda la línea entre el que llama y el mediador. Siempre trato de educar a los oyentes y corregirles algunas palabras sin caer en algo pesado. Conjugar lo jocoso con lo bien hecho. Trato de que me visualicen como el joven del barrio que tuvo un poco más de aspiraciones, porque todos tenemos el derecho de triunfar.

En tus redes te describes con el enunciado “comprometido con mi país”. ¿Hasta qué punto has asumido este compromiso?

Estoy ahora trabajando en mi fundación, con unos amigos. A través de ella canalizaré charlas de emprendurismo para motivar a los jóvenes de esta generación. La idea es que la gente sepa las experiencias de artistas como Mozart o El Lápiz y sepan que se puede. Tocaremos varios tópicos.

¿Alguna institución gubernamental te apoya?

Sí, el ministro de la Juventud, Jorge Minaya, me dijo que contara con su apoyo. Ahora estoy en el proceso de registro y el papeleo. Le he dado mucho carácter porque es la única forma que tengo de canalizar cambios, para ser un ente multiplicador de fe y del discurso de que sí se puede.

¿Hay aspiraciones políticas en el fondo de ese discurso?

No, nunca me ha interesado. Cuando como comunicador entras a la política, divides tu público.
Tengo amigos en todos los partidos y me han ofrecido regidurías, diputaciones y vehículos, pero personalmente mi pensamiento no es partidista.

Me cuido mucho. Estos días me hizo un reconocimiento por superación el senador de San Cristóbal y he tenido mucho cuidado hasta para subir las fotos. No quiero que se malinterprete nada, porque estamos en campaña.

¿Te da miedo de que te vinculen con un partido?

Me da miedo que me vean como un “tigre” que está buscando dinero. Mi dinero lo hago con mi trabajo.
Nunca descarto nada, pero no creo. La política es muy sucia.

¿Qué crees que le hace falta a la juventud?

Hay que creer. Anoche estaba con un grupo de artistas urbanos que no llegan a 30 años y todos tienen alguna compañía. Lo que te digo es que lo que necesitamos es oportunidades y apoyo para poder desarrollar los talentos. Fabricar incentivos…

Hay un interés marcado en acercarte a la juventud, hasta tu App tienes.  

“Brea Frank App” está cerca de los 100 mil usuarios. Con ella tienes la oportunidad de escuchar música sin Internet. Descargas las canciones y se guardan en tu aplicación sin necesidad de red. También están las entrevistas, mis mezclas y canciones nuevas. La idea me surgió luego de un viaje a Madrid, me asocié con Eddy Espinal y vamos por buen camino. Habrá otras versiones.

Eres comunicador, pero ¿hay un poco de empresario musical?

Sí. (Risas). Estoy trabajando en una producción musical donde reuniré a los principales exponentes urbanos. Se llama “Presente y futuro” y reunirá a los establecidos y algunos emergentes. La temática estará enfocada en música comercial, por supuesto, con letras limpias. El tema promocional es “Wao que movie”.

¿La selección de los artistas?

He ido convocando a los artistas por el respeto y el cariño del público. Hay quienes no se pueden quedar. ¿Te imaginas un disco urbano sin Mozart?

¿Hay fechas de lanzamiento?

Quiero que sea en agosto.

¿Te sientes como el embajador de la música urbana?

Puede ser. He crecido con ellos y eso es parte. Somos amigos y me escuchan.

Como presentador, ¿qué piensas del contenido de la TV local?

Todo se resume en producción. Falta respeto, estamos pensando en “rating”, y como el morbo vende, hay quienes dan eso.

Y si pudieras cambiar algo, ¿qué sería?

El mensaje que se les está enviado a las mujeres de que para ascender en la vida hay que tener una cirugía a los 15 años.