Muchos la llamaban la novata, por su primera cita dorada en la ceremonia de los premios Óscar. Brie Larson estaba lista para enfrentar a los grandes de la actuación, pues estaba segura que la cinta La habitación es un gran proyecto. Tan buen proyecto era que la noche del lunes la premiaron como la Mejor Actriz de Hollywood durante el 2015 gracias a su papel en la cinta.

La protagonista tenía muchas probabilidades de ganar con una historia en la que interpreta a una joven que fue secuestrada siendo una adolescente y mantenida en un cuarto del que logra escapar con su hijo de 5 años.

Se generó mucha expectativa por tu nominación, ¿había nervios?

Decir que no estaba nerviosa era mentir, pero creo que hicimos un buen trabajo. Creo que estaba más nerviosa por estar junto a personas que admiro. La habitación es una gran película, en la que muchos ven el secuestro o una historia del crimen; mientras otros una historia de amor, libertad y perseverancia.

En la cuestión emocional, ¿trabajaste algo especial?

¡Claro! Mi personaje es insensible a lo que está pasando. No es hasta que está en su casa –en un lugar seguro– que todo empieza a salir a la superficie. Ella tiene que negociar con quién estaba, encontrarse cara a cara con su madre y el padre.

El modo en que se filmó, encerrado, con frío, miedo, era algo completamente nuevo para mí, y eso fue todo un reto. Hablé con un especialista en trauma del abuso sexual y lo que sucedería con una mente después de haber estado atrapado en ese espacio durante siete años. Aprendí cómo cambia el cuerpo, las cuestiones de salud, la falta de higiene, que al final son detalles que aportaron mucho a mi personaje, Ma.

¿Te agotó el personaje?

Sí, emocionalmente fue agotador. Para mantenerse en ese nivel de intensidad sin duda se requiere más energía corporal que un día normal. Cuando más en el fondo se está, más se anhela la libertad y menos miedo se tiene a la muerte. Tuve que reducir mi grasa corporal a 12%, evité el sol por meses, estudié los efectos del abuso sexual y me alejé de la gente para entender tanta soledad.

¿A qué te enfrentó el personaje de Ma?

Recordé mi infancia, cuando tenía siete años, del momento en que mis padres se divorciaron. Tuvimos que irnos a Los Ángeles, y en una habitación pequeña veía llorar a mi madre todas las noches.

¿Tenías tu discurso listo, por si ganas la estatuilla dorada?

No, no quería ser pretenciosa (…), más bien quería esperar el evento.

¿Qué te emociona en estos momentos?

Además del Óscar, dos películas que están en proceso y que serán un buen cambio después de tanto drama: Basmati blues (comedia romántica) y Kong: Skull Island (fantasía).

Historia

Adaptación de una novela de Emma Donoghue. Para Jack, un niño de 5 años, la habitación es el mundo entero, el lugar donde nació, donde come, juega y aprende con su madre.

Por la noche, mamá lo pone a dormir en el armario, por si viene el viejo Nick. La habitación es el hogar de Jack, mientras que para su madre es el cubículo donde lleva siete años encerrada, secuestrada desde los diecinueve años.

La joven ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo, y su amor por él es lo único que le permite soportar lo insoportable.