Famosos como Miley Cyrus y Amy Schumer, entre otros, aseguraron que se irían a Canadá si ganaba Trump. Pero los canadienses no los quieren.