La caricatura japonesa marcó a varias generaciones. Su historia romántica conquistó a muchos niños y jóvenes, sin embargo su final no fue de todo convincente.