Carlos Vives es un artista que ama sus raíces y lo demuestra a través de las letras y el sonido de sus canciones. Él sonríe y se divierte al compartir sus temas con los seguidores que ha sumado a lo largo de su carrera. Sin duda, su música es la estrategia que usa para sensibilizarnos y hacernos sentir orgullosos del legado que heredamos de nuestros ancestros.

Con esa convicción y la sencillez que lo caracteriza, el artista colombiano llegó el pasado sábado al anfiteatro de Altos de Chavón, donde regaló un concierto que de principio a fin se convirtió en “La fiesta de todos”.  

Su público –muchos ondeaban banderas de Colombia–, le esperó con ansias hasta que el reloj marcó las 9:04 de la noche y las pantallas led proyectaron su imagen. En medio de una euforia que no paraba, a ritmo de la canción “Ella”, del álbum “La tierra del olvido”  (2012), Vives inauguró esta fiesta luciendo un pantalón y una chaqueta negra en la que se leía su apellido.

Una gran multitud de distintas nacionales fue testigo de esta inolvidable noche, en la que el artista hizo un repaso por sus grandes éxitos. Con su tema “Gota fría”, para la que utilizó una guitarra de brillo plateada, se movió por todo el escenario relatando sus estrofas: “Me lleva él o me lo llevo yo pa’ que se acabe la vaina”.

“Hace 23 años empezamos nuestra música que nos identifica”, dijo, muy emocionado, al cantar “El pollo vallenato”. Y recordó que en 1995 fue elegido “Rey del Vallenato”. Y con “Carito”, canción muy solicitada por una chica en el área de prensa, demostró que no importa el idioma, sino lo que siente la persona el uno por el otro.

Complicidad recíproca
El cantante de 55 años no paró de recorrer el escenario, contar anécdotas y de recibir muestras de cariño. En este tiempo mágico  recibió una gorra, una pulsera y una pelota de fútbol que luego lanzó al público, y se acercó para hacerse selfies; también hizo el símbolo del corazón con sus manos. Estos fueron algunos de los detalles que evidenciaron la complicidad que tiene con su público que le sigue desde hace más de tres décadas.

Saludó de manera especial a la gente de Puerto Plata y dijo que en esta provincia se montó en motoconcho antes de que en su pueblo se conociera como medio de transporte. También, saludó a nuestros vecinos de Puerto Rico, diciendo: “Estoy al otro lado del mar, muy cerquita de ustedes” (…)

“Ustedes son un público increíble”, repitió en varias ocasiones.
Su agradecimiento y satisfacción fue tal que ayer en su cuenta de Instagram publicó una imagen del concierto acompañada de este mensaje: “Gracias a mis hermanos dominicanos por este regreso increíble y por su generosidad con los aplausos”.

Su amor por el Caribe, siempre latente
Este concierto fue un paseo por los ritmos del Caribe insular y continental. En uno de sus diálogos recordó que Rodrigo de Bastidas, fundador de su ciudad Santa Marta, salió de Santo Domingo. Dijo que a su llegada los residentes escucharon una flauta y pensaron que era una gaita, pero ese sonido era el corazón de la selva.

Con la canción “Fruta fresca” encendió el escenario porque “este amor es tan profundo que tú eres mi consentida y que lo sepa todo el mundo”. Con “Tu amor eterno”, los coristas salieron al escenario a cantar con él. Y con esa luna llena que alumbra toda la noche cantó “La tierra del olvido”, otro de sus grandes éxitos, uno de los más aplaudidos.

Acompañado de sus 11  músicos y dos coristas, y del inseparable sonido de su acordeón, el cantante agregó a su repertorio “El mar de sus ojos”, una colaboración con la agrupación Chobquibtown; luego “Nota de amor”, con Daddy Yankee y Wisin; “La foto de los dos”, “La tierra del olvido” y “Cartagena, la fantástica”. Siguió con sus artistas caribeños durante el concierto y entre ellos mencionó varias veces a Juan Luis Guerra, a quien le unen fuertes lazos de amistad.

Honra la tradición  
Carlos Vives, famoso por mezclar música colombiana como el vallenato y la cumbia con pop y rock, expresó que la cumbia se unió con el merengue y formó el merecumbé que bailaron los abuelos de muchas generaciones.

“Quiero aprovechar y saludar a mis hermanos colombianos, que nunca me abandonan. Se han encargado de llevar nuestra música a todas partes. Me encanta que logremos eso, que nos conozcan, que nos quieran como lo han hecho en este país”, afirmó al saludar  la audiencia que dejó más que cautivada.

Petición de mano
Cuando le tocó el turno de cantar “Quiero casarme contigo”, Vives invitó al escenario a una pareja identificada como Lorena y Federico –quien le pidió matrimonio a la joven que se mostró emocionada y poco expresiva a la vez.

Solidario con nuestro pueblo
Al artista también se le reconoce su compromiso con el bienestar de la infancia y la sociedad. En este sentido, recordó que en 1998, tras el paso del huracán “Georges”, vino por primera al país invitado por el exjugador de Grandes Ligas Sammy Sosa para ofrecer un concierto solidario: “Me alegra ver que todo ha crecido, que están bien”. dijo.

De igual forma, agradeció a la Fundación Mir que le dio la felicidad de ver nuevamente a sus niños, a los que han crecido y a los que nacieron; “a todos quiero darles mi canción ‘Quiero verte sonreír’”, dijo,  y al concluirla, gritó: “Quiero verte sonreír República Dominicana”.

Mensajes para reflexionar
Carlos Vives no solo cantó, sino que también pronunció mensajes para reflexionar: “La gente está por encima de todo”.
“A mí me criaron bailando, ahora se va a una discoteca y tocan taca taca. Para mí no había mayor felicidad que cuando yo perseguía la pelá, y no pockemones como ahora”, afirmó el artista ante la ovación de su público.         
 
Despedida, montado en su bicicleta
Después de cantar 19 temas de manera ininterrumpida, al despedirse dijo: “Gracias a mi gente de toda esta isla por siempre apoyarme pero sobre todo, por no olvidarme”. Desapareció por un segundo de la vista del público y, tras los acordes que indicaban que su dueto con Shakira era lo siguiente, Carlos Vives apareció en el escenario montando una bicicleta e interpretó el tema que cuando escribió llamó “Vallenato desesperado”, cuyo videoclip ha logrado más de 214 millones de visitas en su canal oficial de Youtube. De esta manera, concluyó “La fiesta de todos”, pasadas las 11:00 de la noche.

Superó expectativas
Heidi Pineda, gerente de Marca de Brugal & Compañía, aseguró que la presentación de Carlos Vives fue todo un éxito y superó las expectativas de los presentes.