Sin lugar a dudas, uno de los temas más sonados es “La bicicleta”. La colaboración entre Carlos Vives y Shakira los han llevado a conquistar el número uno en Colombia, México, España y Estados Unidos.
Carlos Vives charló con Metro acerca de la historia detrás de esta colaboración, así como de la misión que persigue con su música que se mantiene fiel a su estilo.

Han pasado muchas cosas con “La bicicleta” ¿Cómo te sientes al respecto?

Han sido muchas cosas bonitas con esta canción, porque ha llegado a la gente, el público la ha usado, la han querido. Gracias a esa cercanía que te dan las redes sociales nos ha llamado mucho la atención, la participación de los niños con #LaBicicletaKids. Nos llegan muchas fotos. Mi mujer no duerme de estar viendo fotos. Ya desde el álbum “Corazón profundo” he estado conectado con los niños. Como he participado en programas infantiles, tengo mucha cercanía con ese mercado y creo que gracias a eso, tengo mercado para rato.

Fuiste nominado para dos premios Grammy Latino. ¿Cuán importante son estos reconocimientos para ti?

Yo siempre he dicho que no trabajamos para los premios. Uno no trabaja pensando en eso, pero al final es una reconocimiento de la industria. Es interesante y te compromete aún más. Nunca me voy a creer como ganador, porque desde que empecé a trabajar en esto competí con Celia, con Tito Puente, con pura figura grande. Ellos me curaron de entrada para nunca sentirme un ganador de nada.

Y entonces, ¿cuál es tu mayor reconocimiento?

Llegar a ese concierto y que la gente baile y esté contenta porque estamos allá arriba. Encontrarme esa familia que siente que mi música es para todos, para todas las edades. Encontrarme a toda la familia reunida alrededor de mi música me da satisfacción.

Se firmó el acuerdo de paz entre las FARC y el Gobierno colombiano, ¿qué representa para ti este momento?

Desde hace tres años trabajé “Soy capaz”, una canción que me invitó a hacer la ANDI (Asociación de empresarios e industriales) sobre el tema de la reconciliación, y yo lo primero que hice fue invitar a todos los artistas colombianos de todas las regiones y de diferentes géneros. Nos repartimos pedacitos de canción entre todos. Fue el primer gesto dentro de la música y la industria. Por ejemplo, Coca Cola y Pepsi, modificaron sus colores al color blanco. Todas las marcas, que son competencia, se unieron en un solo color. Como artistas salimos a acompañar la causa que es la causa de todos.

¿Cuál es el papel del artista frente a estos acontecimientos históricos?

El artista es un ciudadano más, en muchos aspectos. Mi familia y yo nos hemos unido a leerlos para entenderlos y estar enterados. Igual que como están todos los colombianos. La naturaleza del artista, por supuesto es por el camino de la reconciliación. El respaldo a la identidad de nuestra tierra. Es difícil para un artista que canta para todos verse en la polarización o donde no hay acuerdos.

¿Cómo surgió esta colaboración con Shakira?

La idea llegó a través de Sony. El presidente de la compañía se reunió con Shakira en Barcelona y en esta búsqueda por motivarla para grabar un disco nuevo, le mostró varias de mis canciones para el nuevo disco y había una que entonces se llamaba “Vallenato desesperado”. El tema tenía un sonido moderno, pero no como el que terminó teniendo. Shakira se involucró de inmediato y pidió poder trabajarla en el estudio. Todo mundo estaba feliz, porque lograron motivarla para grabar. La gente que sabe que soy celoso de mi música, se preocupaba porque la fueran a cambiar mucho. Shakira me mandaba la canción y me mostraba lo que le había metido a “La bicicleta”; desde ahí supe que le iba a cambiar el nombre. Quedó con el sonido de ella y un poco con el que estaba del vallenato.

¿Y cómo fue la grabación del video?

Ella tenía muchas ganas de regresar a Barranquilla, entonces me llevó por todos lados, a comer el raspado, a lo que fue su colegio… Anduve yo detrás de ella, de un lado para el otro. Había cosas planificadas, pero llegamos a Barranquilla y fue una locura.

Lo mismo pasó en Santa Martha donde yo quería ir a todos lados. Queríamos mostrar nuestra tierra. Fui feliz de trabajar con ella, le tengo mucho cariño por todo lo que representa para nosotros. Es muy valiosa musicalmente y es un ícono para todos nosotros. Ser testigo de su enorme talento, siempre es un privilegio.

Así lo dijo

“Yo escogí el rumbo de hacer música colombiana y  renovarla. Eso tiene un mensaje intrínseco que tiene que ver con proteger nuestra identidad. Soy un artista, que dejó de mirar hacia fuera y empezó a mirar a su país como el lugar para sí mismo y sus hijos. Quiero para mi país, y para todos, la conciliación”.
Carlos Vives, cantautor.