Chayanne es uno de esos artistas que aunque pasen los años y visiten nuestro país en cada una de sus giras, el público dominicano siempre está ávido de verlos.

Una muestra de ello se vivió el pasado sábado 18 cuando el astro boricua finalizó en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto su tour “En todo estaré”, con el cual tenía dos años recorriendo el planeta y ya había hecho una primera parada en ese mismo escenario el 2 de mayo de 2015.

Los presentes, damas en su mayoría, comenzaron a llegar desde las 3:00 de la tarde al Centro Olímpico para no perderse ni un detalle del concierto. A las 6:30 ya más de la mitad del área de platea estaba completa, y eso, que el show estaba pautado para las 8:30 de la noche.

El cantautor dominicano David Estephan fue la contraparte del evento y, acompañado por su piano, interpretó cuatro canciones popularizadas por otros artistas de la talla de Ricky Martin, Gianluca Grignani, Raúl di Blasio y finalizó con el éxito de Luis Enrique “Yo no sé manaña” antes de dar paso a la gran estrella de la velada.

Justamente a las 9:14 de la noche, los gritos ensordecedores y la euforia se hicieron presentes cuando las luces se encendieron y sonaron los primeros acordes de “Salomé”, canción que marcó de punto de partida de un espectáculo lleno de baile y sabor, entremezclado con el romanticismo que caracteriza a las interpretaciones de Elmer Figueroa, nombre real de Chayanne.

Vestido con una chaqueta gris, pantalón y camisa negra, Chayanne cautivó desde el primer momento con sus pasos de baile y humildad al dirigirse a la audiencia.

Con su frase característica “Ustedes ordenan y yo obedezco”, el artista se ganó el corazón del público.

Acompañado por ocho bailarines, nueve músicos, sobre un majestuoso escenario con tres pantallas LED gigantes, el intérprete de “Un siglo sin ti” entregó lo mejor de su repertorio, que incluyó canciones como “Humanos a Marte”, “Volver a nacer”, “Atado a tu amor”, “Y tú te vas” y “Lola”.

Para la canción “Bailando dos corazones” se hizo acompañar de una de sus bailarinas, con la que a ritmo de bachata protagonizó una sensual danza.

   A seguidas cantó “Cuidarte el alma”, la cual inició como balada y luego sorprendió al finalizar como una salsa.

“Me gustaría saber qué están pensando ustedes. ¿Me dicen qué están pensando? ¿Es apto para menores?”, preguntó el artista entre risas.

Las féminas del público no perdieron el tiempo y de inmediato empezaron a vociferar: ¡La camisa!, ¡La camisa! Chayanne respondió: ¿Qué quieren que haga, que me la quite?, generando gran expectativa por su musculoso torso, pero solo procedió a abrirse un botón.

Mientras cantaba “Dejaría todo”, Chayanne tomó una bandera dominicana que le pasaron del público y ese momento despertó nuevamente el entusiasmo de sus seguidores.

Al finalizar esta canción procedió a un cambio de vestuario, luciendo esta vez una camisa blanca y chaleco negro.

Los temas “Tu boca”, “Ay mamá”, “Fiesta en América”, “Baila baila”, “Tu pirata soy yo”, “Completamente enamorados”, “Madre Tierra” y “Tu respiración”, (primera balada promocional de su más reciente producción y que da nombre a la gira) completaron un nuevo set.

El artista boricua saludó a su padre que estaba disfrutando del concierto en primera fila, su hijo Lorenzo también estaba presente.

A las 10:50 de la noche las luces se apagaron brevemente y tras el parpadeo, el intérprete de “Si no estás” apareció con un nuevo cambio de vestuario: chaqueta marrón y camiseta negra para deleitar al público con una de las canciones más esperadas de la noche: “Torero”.

Luego de quitarse la chaqueta, cantó “Provócame” acompañado por su cuerpo de baile.

“Muchas gracias, mi gente bonita. Cuando me necesiten me llaman y yo regreso. ¡Los quiero mucho!, dijo a las 10:58 de la noche antes de que se apagaran definitivamente las luces sobre el escenario.

El público se mantuvo pidiendo otra canción, aunque en esta ocasión no fue complacido. Con esta última interpretación, la gira “En todo estaré llegó” a su fin.