Chris Hemsworth es el último hombre macho de las películas vieja escuela alfa masculinas, pero él no hace películas de la vieja escuela. Hubo un tiempo en que él habría sido el personaje principal.

Ahora, en las películas de Marvel, en el que el es Thor, y el nuevo The Huntsman: Winter’s War, el actor, de 32 años, está rodeado por una diversidad de personajes fuertes que no son los típicos tipos blancos descomunales. En la película, una precuela que se convierte en una secuela de la película del 2012 Snow White and the Huntsman, pelea por el bien al lado y en contra de mujeres poderosas, tanto buenas (una historia de amor interpretada por Jessica Chastain) como malas (las nefastas reinas hermanas Emily Blunt y Charlize Theron). Eso es una gran cosa, piensa Hemsworth.

¿Es refrescante ser un hombre solitario en medio de un lote de personajes femeninos fuertes?

 No es algo de lo que me diera cuenta antes de comenzar a rodar. De repente, me di cuenta de lo maravilloso que eran estos tres personajes fuertes femeninos. Pensé lo bueno que es para mi hija poder ver a mujeres que no fueran retratadas como damiselas en apuros, que necesitan ser rescatadas por el príncipe. En su lugar, estas mujeres controlan su propio destino, conducen ejércitos, gobiernan reinos. Eso es muy alentador.

Eric el Cazador es un poco más ligero en esta ocasión. Hace bromas coquetas y medio enojadas con Chastain, quien es tan fuerte como él.

Yo no quería que fuera melancólico y deprimido, lo que llaman corpulento. Ciertamente, había una actitud diferente en él. Era un romántico empedernido y estaba completamente asombrado por estas mujeres. Ellas eran sus iguales. Fue agradable entrenar con alguien que era lo mismo que yo. Jessica, su personaje, le da una paliza a mi personaje [risas] unas cuantas veces en la película. Lo que él tal vez o no merecía.

Chastain no es alguien que ha hecho muchos papeles físicos antes. ¿Cómo le fue?

[Risas] Yo me quedé impresionado por su conjunto de habilidades y atletismo. Algunas veces la observaba hacer escenas de lucha y me ponía un poco celoso de lo acrobática que era y lo que era capaz de lograr. Ella vino con la mejor actitud: Quería hacer algo diferente, algo divertido.

Cuando estás viendo películas con muchos efectos de este tipo, ¿a veces piensas, “No recuerdo haber hecho eso”?

[Risas] Eso es parte de la diversión para mí. Que no se vean todos los seres y los duendes con quienes estás luchando. Por lo general hay una pelota de tenis en un palo. Es realmente genial ver qué cosas me están dando una paliza.

Es probable que no te enseñaran a cómo actuar con una pelota de tenis en un palo en la escuela...

Está ampliamente subestimado. Cuando hago películas que no se basan ​​en la fantasía, pienso: “Oh, esto es refrescante y mucho más fácil.” Encuentro a Thor y ese tipo de películas más desafiantes. El drama de personajes simples es completamente veraz. Es mucho más fácil hacer una comparación entre lo que el personaje está pasando o identificarse con una emoción en lugar de decir: “Está bien, hay un duende que amenaza con rasgarme los brazos y voy a tratar de robar el oro de su reino”. No me puedo identificar con eso,  es complicado.

Hiciste Ghostbusters recientemente. ¿Hay otro tipo de papeles que desearías que te ofrecieran más?

Rush fue una experiencia muy especial para mí, cosas con las que puedes hacer comparaciones a partir de tus propias experiencias. Me encantaría hacer algo contemporáneo, con jeans y una camiseta. He estado en tantos trajes de fantasía pesados, que me encantan. Pero sólo para mezclar las cosas, me gustaría hacer algo establecido en el ahora, con jeans y una camiseta.

Lo hiciste en Blackhat de Michael Mann, que no lo vieron suficientes personas cuando salió, pero tiene una fuerte base de fans apasionados. ¿Has visto el nuevo tercer corte que Mann publicó a principios de este año?

Vi el primer corte de la película, que era diferente de lo que se estrenó en los cines. [Ed.: Y similar a la más reciente]. Me gustó más ese corte. Es más eficaz que lo que se estrenó en el cine [Risas]. Qué fastidio. ¿No es cierto?