La película de Disney Horas contadas, que se encuentra en cartelera en RD, relata la historia de uno de los rescates más importantes que ha llevado a cabo la Guardia Costera de Estados Unidos (ocurrido en 1952) y su protagonista, Chris Pine, valora mucho haber sido convocado por el director Craig Gillespie para ser parte de esta producción que muestra la extraordinaria valentía de un grupo de hombres que salió adelante gracias al trabajo en equipo.

“Es un proyecto en el que pude apreciar la sencillez de una trama sobre unos mucha- chos que tienen un trabajo qué hacer, y da la casualidad que en un momento se tienen que enfrentar a una bestia. No lo hicieron por la gloria, y no hubo nada de autocomplaciente en ello, simplemente eran hombres haciendo su trabajo”, señala el actor, respecto a su nueva incursión en la pantalla grande.

En Horas contadas Pine da vida a Bernie Webber, el capitán de la Guardia Costera y uno de los hombres que salen en el bote salvavidas a rescatar a los afectados. “Es amable, tranquilo y cálido. Creció en una familia de personalidades fuertes que fueron a batallas y obtuvieron insignias, y él siente el deber de estar a la altura”, cuenta sobre el personaje cuya interpretación asumió de una manera muy diferente a otros papeles.

“Debido a que el filme está basado en una historia real, quieres hacer justicia a estos hombres y a lo que lograron. Quieres rendirles tributo y en lo posible capturar la esencia de quiénes eran realmente”, señala, para luego añadir que “hablando con gente que conocía a Bernie descubrí que era un tipo tranquilo que se tomaba muy en serio su trabajo”.

Una grabación muy emocionante

Para el rodaje de este filme se requirió de un esfuerzo técnico especial que llevó a Chris Pine a sentir que estaban “construyendo una nave espacial, o algo así”. En detalle, relata: “Estuvimos trabajando en un tanque sobre un escenario contra una pantalla azul, pero también tuvimos el frente del Pendleton, de cuatro pisos de alto, que estaba soldado y hecho de acero, y era muy impresionante”.

Acerca de cómo fue la escena de la tormenta, la estrella comenta que pasaron muchas horas sobre un bote salvavidas ubicado en un tanque de agua, con ventiladores de 200 caballos de fuerza soplando viento mezclado con una nieve artificial hecha de gelatina vegetal. “Luego, nuestro coordinador de efectos especiales nos tiraba agua, que inevitablemente era muy fría, porque estábamos filmando en Massachusetts durante el invierno”, revela.

¿Y qué espera que el público rescate de este filme?  “A pesar de que no es una película de superhéroes, tiene increíbles efectos especiales y verlos en la pantalla grande será una experiencia extraordinaria. No hay monstruos, son solo hombres enfrentándose al océano”, dice.

“Y creo que hay algo realmente emocionante al ver el choque entre el hombre y la madre naturaleza, porque a la madre naturaleza no le importa quién eres o cuál es tu nombre o de dónde vienes... Ella hace lo suyo”.