A Neel Sethi le gusta ver “Friends”. Tiene 10 años. Hablando como alguien que solía ver “The Newlywed Game” cuando tenía cinco años y tenía cero idea de que “Apartamento para tres”, uno de sus programas más vistos, era pésimo con chistes subidos de tono, no es demasiado extraño. Sethi se siente de la misma manera.

¿Es muy difícil para él? “Un poco”, responde Sethi. “Pero aún así es muy divertido”. Se podría suponer que la nueva película cargada de efectos del director Jon Favreau, “El libro de la selva” estaría más a su altura. La verdad es que ni siquiera vio la película de Disney de 1967 hasta que le ofrecieron un papel en su nueva versión. Sethi asume el papel de Mowgli, el héroe huérfano de las historias de Rudyard Kipling y las muchas películas hechas a partir de ellas, cuyos únicos compañeros son animales que hablan.

En este caso, el Mowgli de Sethi es amigo de creaciones CGI de última tecnología con voces de celebridades. Ben Kingsley es la voz de la paternal pantera negra Bagheera; Scarlett Johansson es la astuta serpiente Kaa e Idris Elba su archienemigo: el asesino Shere Khan. Y Bill Murray es muy Bill Murray como Baloo, el oso sin preocupaciones que se convierte en su nuevo mejor amigo.
 

Sethi sobre todo actuó con la gente que estaba en los trajes de captura de movimiento, interactuando con un “SimulCam” que mostraba las primeras pero gráficas versiones de los animales. La tecnología hizo un poco más fácil suspender su imaginación.

“Mostraba un oso u otro animal en lugar de una persona”, recuerda Sethi. “Parecía como si estuviera hablando con un oso normal”.

Él llegó a conocer a algunos de los famosos personajes que estaban actuando con él más adelante. “Fui a Marthas Vineyard y jugué fútbol con Bill Murray, mientras que Jon Favreau cocinaba una carne”, dice. “Jugamos fútbol y comimos langosta”.

La participación de Sethi en la película llegó de repente y de forma rápida. Vive en Nueva York con sus padres, y fue un profesor de baile quien le dijo que debería audicionar. Dos semanas después de volar a Los Ángeles, él estaba filmando por nueve meses.

“Nunca antes había pensado en actuar”, dice Sethi. “Todo el mundo me dijo que sería cool ser famoso”. El es muy atlético, lo que es perfecto para Mowgli, quien es propenso a correr por la selva india, correteando por los árboles y vides.

“Yo estaba entrenando en el parkour todos los sábados durante el rodaje. Luego se dieron cuenta de que no lo necesitaba”, explica Sethi. “Pero me enseñó a aterrizar con seguridad y correr para la película”. A Sethi le gustan todos los deportes, y en sus seis o siete viajes a la India, donde tiene familia, incluso ha empezado a jugar cricket. Él jura que no es tan difícil de entender como algunos americanos (por ejemplo, éste) piensan.

“Es menos complicado que el béisbol”, señala Sethi. “Si golpean esas cosas (tocones) detrás de ti, quedas fuera. Si golpeas la pelota más lejos que el adversario [la frontera], obtienes puntos [carreras] “.

En cuanto a Mowgli, por suerte encontró una afinidad con el personaje con  quien estuvo atrapado por tanto tiempo.

“Somos bastante similares”, siente Sethi. “Los dos somos muy tercos, ambos somos muy aventureros y, supongo que se podría decir, que ambos tenemos mucha energía”.

Desde que terminó de filmar, Sethi ha estado en conversaciones para otros proyectos, que –esto es Hollywood - no puede contar. Él quiere seguir como actor, pero ese no es su único objetivo.

“También quiero ser dentista, al igual que mis padres”, admite Sethi. “Eso es lo que quería hacer originalmente. Pero ahora quiero hacer las dos cosas. tal vez tres, como deportes”.