Los ojos son la lámpara del cuerpo. A través de ellos es posible observar todo lo que rodea tu entorno y ver los colores que engalanan la vida. No es necesario abundar en su importancia, pero sí en lo determinante que es darles el cuidado adecuado.

Generalmente, los jóvenes saludables no esperan padecer ninguna enfermedad, pero cuando de salud visual se trata, nunca es demasiado temprano para empezar a cuidarse. “Para garantizar la salud óptica lo ideal es realizar estudios periódicos a partir de los siete años de edad”, recomienda la optómetra Águeda Tiburcio.

El doctor Dagoberto Almánzar, oftalmólogo especializado en Córnea y Cirugía Refractiva de La Plaza de la Salud, explica que una de las afecciones visuales más comunes en los jóvenes es la conjuntivitis alérgica. Esta se ha incrementado en los últimos años por las condiciones ambientales propias de nuestro clima, que propician la aparición de las alergias.

La forma adecuada de tratarla es con gotas oftálmicas, además de evitar la exposición a los factores asociados, pero nunca sin consultar antes con un especialista.

Las infecciones de córnea son otra complicación frecuente, sobre todo en quienes utilizan lentes de contacto. Cuando no se utilizan siguiendo las recomendaciones médicas y de higiene, podrían causar la aparición de una infección severa de la córnea, con efectos potencialmente devastadores.

Recuerda: antes que la moda, la prioridad es tu salud. El uso de lentes de contacto debe ser indicado y supervisado por especialistas.

Almánzar revela que “los defectos refractivos como la miopía, hipermetropía y astigmatismo, contrario a la creencia, no están catalogados como enfermedades, pero sí necesitan ser corregidos con lentes de montura, de contacto, o mediante cirugía con láser”.

Posteriormente, cuando se tiene más de 40 años, puede aparecer otro defecto llamado presbicia o vista cansada. En ese caso, es necesario el uso de lentes.

“Lo recomendable para cualquier persona es realizar una revisión anual con su oftalmólogo, no solo para tratar posibles defectos refractivos, sino para realizar examen de fondo de ojo y toma de presión intraocular, para garantizar la detección temprana de otras enfermedades comunes en nuestro país como es el glaucoma”.

Las personas con diabetes deben de evaluarse aun más periódicamente,  para prevenir o tratar a tiempo una retinopatía diabética.